Connect with us

ACTUALIDAD

Un mundo revuelto

Anda incendiada América Latina, andan revueltos los militares franceses y norteamericanos, Oriente Medio, la India…

Seguramente el mundo lleva revuelto casi una eternidad, desde que es mundo. Lo que ocurre es que siempre nos llaman la atención las turbulencias del momento.

Anda incendiada América Latina. Primero fue Chile, ahora Colombia, Perú está viviendo con enorme tensión la segunda vuelta de las presidenciales… Sí, hay pobreza, bastante pobreza, y éste es el caldo de cultivo idóneo para que prendan los discursos incendiarios.

Lo que la izquierda bolivariana le hizo a Cuba y Venezuela, lo que le ha hecho a Chile, lo que le está haciendo a Colombia y va a intentar hacerle a Perú es lo que no ha conseguido para España. Afortunadamente hemos tenido suficientes clases medias para parar el golpe y evitar que nos arrastraran a un escenario latinoamericano.

Haríamos bien en no confiarnos. La crisis económica derivada de la COVID-19 puede despeñar y desesperar a un número de ciudadanos lo suficientemente grande como para que un discurso incendiario pueda calar. Que Isabel Díaz Ayuso le haya cortado la coleta a Pablo Iglesias no significa que éste no vaya a dedicar el resto de su vida a quemar la convivencia allí donde le dejen. Si le dejan en Perú, en Perú. Si le dejamos en España, en España, que para algo busca un futuro en el panorama mediático nacional.

Y cuando la izquierda bolivariana toma la calle, las inversiones salen huyendo en una espiral de pobreza, demagogia y revolución de la que, como del infierno de Dante, no se sale.

Sí, América Latina tiene un fuerte problema de pobreza, pero más pobres eran Corea del Sur hace 75 años, Singapur hace 55 o Estonia, la República Checa o Letonia hace 30. Y más rica, infinitamente más rica, era Argentina antes del peronismo.

Andan revueltos los militares franceses y norteamericanos. En España nos desgarraríamos hablando de ruido de sables si nuestros oficiales escribieran las cartas que se publican en Washington o en Paris.

Lo de Estados Unidos puede interpretarse como un efecto más de lo divisiva que ha sido la presidencia de Donald Trump, aunque la fractura interna en la sociedad americana es más compleja. Qué lejos quedan las elecciones de 1976, cuando el demócrata Jimmy Carter fue capaz de ganar en Texas, Luisiana o Alabama o las de 1980 y 1984, cuando el republicano Ronald Reagan se impuso en California o Nueva York. Ahora todos estos territorios son feudos inexpugnables cada uno de su partido, feudos donde el contrario, cada vez más enemigo, jamás puede ganar.

Suele decirse que la izquierda tiende a desarrollar, en todas partes, un complejo de superioridad moral. Si la derecha no se aquieta, entonces llega la fractura. La derecha americana no cede y eso, sea quien sea el candidato, significa creciente fractura social. Lo de Francia, sinceramente, no sé cómo interpretarlo, se me escapa.

Especialmente revuelto anda Oriente Medio. Eso sí que no es novedad. Las imágenes de niños asesinados, sean israelíes o palestinos, retuerce las entrañas en una región del mundo en la que, con máxima frialdad, cada cuál sabe cómo provocar a las masas y como arrimar el ascua de la violencia a su sardina.

… sean israelíes o palestinos, retuerce las entrañas en una región del mundo en la que, con máxima frialdad, cada cuál sabe cómo provocar a las masas y como arrimar el ascua de la violencia a su sardina

Hamas, que controla Gaza, le disputa el liderazgo palestino a Al Fatah, que controla Cisjordania. Hamas lleva lanzados 2.900 cohetes contra Israel, lo que le garantiza un protagonismo militar que desborda a Al Fatah. Por cierto, que Hamas esconde sus armas en hospitales o centros de prensa, buscando la publicidad internacional cuando Israel responde atacando en esos lugares.

Por su parte, Benjamin Netanyahu, un halcón, ganó la repetición de las elecciones, pero no lograba formar gobierno. Incluso corría el riesgo de ser sustituido por Yair Lapid, centrista. Se hablaba de que los diputados árabes podían ser clave. Esta escalada de violencia no le perjudica.

Netanyahu ordenó la entrada de la policía israelí en la Esplanada de las Mezquitas, lugar sagrado de los musulmanes. Garantía de más violencia. Ariel Sharon causó una intifada simplemente paseándose por allí. No me extrañaría que, sabiéndolo, Hamas se refugiara allí para provocar que la policía israelí irrumpiera.

Demasiada gente entra al trapo y gente demasiado cruel pone el capote en Tierra Santa. Que no sea novedad no significa que no sea brutal.

Revuelto anda el mundo en La India, país pobre, sin vacunas, sin infraestructura sanitaria, sin estadísticas siquiera, en el que se ha cebado la COVID-19. Si nosotros nos vacunamos, los estragos de la pandemia en el tercer mundo pronto dejarán de ser noticia.

El mundo anda revuelto. Seguramente como siempre, pero a mí me parece que más que nunca.

Carlos M. Florit Canals
www.florit-abogados.com

Haz clic para seguir leyendo
Advertisement
Haz clic para comentar la noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement