Tesis (Sánchez), antítesis (Casado) y síntesis (Universidad)
OPINIÓN

Tesis (Sánchez), antítesis (Casado) y síntesis (Universidad)

TESIS: El pasado viernes Moncloa sacaba pecho después de pasar la tesis de Pedro Sánchez por los programas de detección de plagio. El resultado, según el gobierno, es que el porcentaje de parte copiada es del 13%

Me pregunto si a partir de ahora los alumnos podrán copiar un 13% de sus exámenes o si yo puedo ocultar un 13% de mis ingresos a Hacienda.

Moncloa respira hondo y no sé qué sensación prevalece: Es patético y, a la vez, es una total desfachatez.

Un año después de obtenido el doctorado con esta tesis, un alto cargo del Ministerio de Industria en tiempos del Ministro Sebastián, un tal Carlos Ocaña, la publicó como obra propia y ha cobrado los derechos de autor.

El pasado viernes Moncloa sacaba pecho después de pasar la tesis de Pedro Sánchez por los programas de detección de plagio. El resultado, según el gobierno, es que el porcentaje de parte copiada es del 13%. Me pregunto si a partir de ahora los alumnos podrán copiar un 13% de sus exámenes o si yo puedo ocultar un 13% de mis ingresos a Hacienda…

¿Cómo es posible que Pedro Sánchez haya permitido que su tesis se publique por un tercero, como obra de ese tercero? La sospecha es que a Pedro Sánchez le hizo la tesis un “negro”, ese tal Carlos Ocaña, el cual habría cobrado su trabajo publicándola como propia y percibiendo los derechos de autor.

ANTITESIS: Los Magistrados del Supremo tendrán que decidir si hay PRUEBAS de que Casado haya cometido DELITO con el tema del Master. Como no soy Magistrado del Supremo, mi juicio es meramente de credibilidad y he de decir que Pablo Casado, lo siento, no ha logrado que le crea.

Tardó siete años en sacarse la mitad de la carrera y el año en que fue elegido diputado se examinó y aprobó trece asignaturas de golpe, la otra mitad. Igual un día de estos argumenta que como diputado no daba un palo al agua y tuvo el tiempo que le faltó en los siete años precedentes.

Luego se sacó el Master en la Universidad Rey Juan Carlos I cuyo prestigio es emérito. Pablo Casado permite a los periodistas ver las tapas encuadernadas de unos trabajos gracias a los cuales no tuvo que ir a clase y examinarse. Pero no deja leer el contenido.

¿Por qué he de creer que Casado no tiene nada que ocultar si de entrada él oculta el contenido de cuatro o cinco trabajos, la totalidad de su esfuerzo para aprobar el Master?

SÍNTESIS: Me consta, me consta personalmente, que en la Universidad hay catedráticos y profesores vocacionales volcados con la investigación y la enseñanza. Alguno ha sido profesor mío.

Por eso, por los que se esfuerzan en la tarea de formar y transmitir el saber, todavía me duele más el daño a la Universidad española, que es cada vez más serio. Para una Universidad es muy importante el prestigio y la sensación creciente, sin embargo, es de endogamia y de una especie de simonía laica.

El otro día, “El Intermedio” se fue a preguntar a estudiantes de la Rey Juan Carlos I sobre qué bromas les hacían cuando decían en qué Universidad estudiaban. Es triste ver que los propios estudiantes trataban el tema con más cachondeo que indignación. Es dramático que el chiste fácil, hoy, sea presumir de no tener máster y de no ser doctor.

No compro sin más eso de que tenemos la generación mejor preparada de la historia. Me suena a eslogan político, ya no sé si puesto en circulación por PP, PSOE, Ciudadanos o Podemos, pero, escribiendo a ojo de buen cubero, sin estadísticas, tengo la impresión de que hay muchos jóvenes españoles que con sus estudios universitarios de aquí han podido salir a investigar con éxito en empresas, laboratorios o institutos americanos o europeos.

No tenemos ninguna Universidad española entre las cien mejores del mundo. Tampoco sé cómo se elaboran esas estadísticas y no es menos cierto que los recursos económicos de la Universidad española son muy limitados. ¿Tiene futuro un país sin una Universidad que encauce el liderazgo en conocimiento?. Si eso han de arreglarlo políticos que no respetan a la Universidad sino que hacen trampas con ella, vamos apañados

No tenemos ninguna Universidad española entre las cien mejores del mundo. Tampoco sé cómo se elaboran esas estadísticas y no es menos cierto que los recursos económicos de la Universidad española son muy limitados.

¿Tiene futuro un país sin una Universidad que encauce el liderazgo en conocimiento?

Si eso han de arreglarlo políticos que no respetan a la Universidad sino que hacen trampas con ella, vamos apañados.

Carlos M. Florit Canals
www.florit-abogados.com

24 septiembre, 2018

Deja un comentario