https://web.conselldemallorca.cat/ca/totes-les-noticies/-/asset_publisher/bqOupoVYvgPA/content/mallorca-el-millor-regal-per-a-aquestes-fest-1/559414?_com_liferay_asset_publisher_web_portlet_AssetPublisherPortlet_INSTANCE_bqOupoVYvgPA_redirect=https%3A%2F%2Fweb.conselldemallorca.cat%2Fca%2Ftotes-les-noticies%3Fp_p_id%3Dcom_liferay_asset_publisher_web_portlet_AssetPublisherPortlet_INSTANCE_bqOupoVYvgPA%26p_p_lifecycle%3D0%26p_p_state%3Dnormal%26p_p_mode%3Dview%26_com_liferay_asset_publisher_web_portlet_AssetPublisherPortlet_INSTANCE_bqOupoVYvgPA_cur%3D1%26_com_liferay_asset_publisher_web_portlet_AssetPublisherPortlet_INSTANCE_bqOupoVYvgPA_delta%3D21%26p_r_p_resetCur%3Dfalse%26_com_liferay_asset_publisher_web_portlet_AssetPublisherPortlet_INSTANCE_bqOupoVYvgPA_assetEntryId%3D853880
Terremoto andaluz de impacto nacional
OPINIÓN

Terremoto andaluz de impacto nacional

Ganar y mantenerse en el poder gracias a Esquerra, Bildu, Puigdemont y PNV, con Pablo Iglesias negociando los presupuestos en la prisión de Lledoners y dando instrucciones a la abogacía del Estado para rebajar la acusación de rebelión a sedición, le ha costado al PSOE su feudo por antonomasia, Andalucía, después de treinta y seis años de gobiernos socialistas.

Rafael Escuredo, Pepote Rodríguez de la Borbolla, Manuel Chaves, José Antonio Griñán y la propia Susana Díaz habían logrado que Andalucía fuera la única Comunidad Autónoma en la que nunca jamás había habido alternancia.

Esta vez los socialistas pierden 400.000 votos y la marca andaluza de Podemos casi 300.000. Entre ambos se dejan 17 escaños y la mayoría parlamentaria.

Susana había ganado sus anteriores elecciones tras la dimisión de Griñán por los ERE. La situación social y económica no es ahora peor que la que afrontó Griñán en 2011 o la propia Susana en 2015. El hecho diferencial es el entendimiento de Pedro Sánchez con los independentistas catalanes.

Eso, en toda España, se paga. Se paga carísimo.

Ya pueden empezar a tomar nota alcaldes y barones de Castilla La Mancha, Madrid, Valencia o Aragón, así como el propio Pedro Sánchez.

Si las izquierdas son las grandes perdedoras, en la derecha impacta la entrada de Vox en el Parlamento Autonómico con doce escaños que nacen, también, del tema catalán.

En la política española ocurre como en la catalana: Cada dirigente y cada partido se ve superado por alguien de perfil más duro que el anterior: Pablo Casado promete ir más allá de Mariano Rajoy lo mismo que Puigdemont con Artur Mas. Ciudadanos juega en España el mismo papel que ha venido jugando Esquerra en Catalunya: Vigilar que el partido mayor (aquí PP, allí Convergencia) no pacte con el otro lado.

Y si en Catalunya acabó surgiendo la CUP que desbordó, a la vez, a Esquerra y a Convergencia, en España ha acabado surgiendo Vox, que desborda, a la vez, a PP y a Ciudadanos. En términos de psicología política, Vox es la CUP española guardando las esencias ante el actor principal y la primera salvaguarda.

Terremoto andaluzPero Vox tiene que decidir qué quiere ser de mayor ahora que ya es mayor: Ser el PP de toda la vida, el que se acabó en el Congreso de Valencia de 2008, o articular en España el espacio de Marine Le Pen, de Alternative für Deutschland, de Salvini y similares

Pero Vox tiene que decidir qué quiere ser de mayor ahora que ya es mayor: Ser el PP de toda la vida, el que se acabó en el Congreso de Valencia de 2008, o articular en España el espacio de Marine Le Pen, de Alternative für Deutschland, de Salvini y similares.

Eso son palabras mayores.

En el Congreso de Valencia Mariano Rajoy defenestró al equipo que dirigía el partido en el País Vasco, encabezado por María San Gil. Entonces Ortega Lara se marchó precisamente a Vox y Rajoy dijo aquello de que quien fuera liberal o conservador se fuera al partido liberal o al partido conservador. Rajoy derrotó a una Esperanza Aguirre que no se atrevió ni a competir.

El PP de de 1996, de 2000 o de 2004, sin embargo, no era extrema derecha, aunque la izquierda banalizara el concepto diciéndolo. Vox puede decidir que quiere ocupar este espacio.

Pero también puede optar por profundizar sus relaciones peligrosas con Marine Le Pen y formar parte de la “Alt Right” europea que no deja de ser una extrema derecha antieuropea.

De eso habrá que hablar otro día. Que Marine Le Pen haya sido la primera en felicitar efusivamente a Vox en Twitter no deja de producir un escalofrío.

Por su parte, Ciudadanos ha rentabilizado su política nacional tanto como Vox, pero se encuentra ante la alternativa del diablo: Una parte muy importante de sus electores no perdonaría que dejara pasar la oportunidad de materializar el cambio en Andalucía pero conozco votantes andaluces de Ciudadanos que ayer por la noche imploraban que con Vox no, por favor.

Albert Rivera sueña con Borgen para evitar la pesadilla de un tripartito con Vox.

En cambio, el PP, perdiendo votos y escaños, ha salido con cierta tranquilidad de las urnas: O gana la Junta andaluza o le pegará en toda España un bocado mortal a quien frustre el cambio en Andalucía, sea C’s o Vox.

El PSOE ha jugado a darle cancha a Vox para dividir el voto de las derechas y para estigmatizar un pacto entre ellas. Con la exhumación de Franco, con Susana citándolos en cada mitin, con la rueda de prensa de la vicepresidenta Carmen Calvo del último viernes… Nada que no hiciera François Mitterrand con Jean Marie Le Pen, llegando a cambiar, incluso, la ley electoral

El PSOE ha jugado a darle cancha a Vox para dividir el voto de las derechas y para estigmatizar un pacto entre ellas. Con la exhumación de Franco, con Susana citándolos en cada mitin, con la rueda de prensa de la vicepresidenta Carmen Calvo del último viernes… Nada que no hiciera François Mitterrand con Jean Marie Le Pen, llegando a cambiar, incluso, la ley electoral.

Llegar a las elecciones generales con dos izquierdas y tres derechas, con veinticinco provincias que eligen un máximo de cinco escaños en las que la ley D’Hondt castiga seriamente la división del voto, es una tentación para Pedro Sánchez. ¿Será capaz de comprender que de nada le servirá si el PSOE se desangra en toda España como este domingo en Andalucía?

Una última reflexión: La izquierda está tan noqueada que todavía no se ha dado cuenta de que está ante su propia alternativa del diablo. O convoca elecciones en estado comatoso, constatado nada menos que en su feudo andaluz, o persiste en su alianza Frankenstein que solo le garantiza aumentar su hemorragia.

La escala Richter no estaba pensada para terremotos de magnitud andaluza.

Carlos María Florit Canals
www.florit-abogados.com

3 noviembre, 2018

Deja un comentario