Connect with us

OPINIÓN

Semana de Navidad y más cosas

Semana de Navidad y más cosas

Este año he puesto el Belén en el último instante, después de ir todo el mes de diciembre de allá para acá. Pero ya está en su sitio.

Como cada año he tenido que seleccionar qué figuras pongo y cuáles dejo fuera, como si fuera el entrenador de un equipo. Y es que, jugar con la perspectiva, situar a unos pastorcillos al pie de los montes y a otros en primera línea, da cierto margen para colocar figuras con tamaños incompatibles, pero todo tiene un límite: Tengo algún pastor tan grande que más que adorar al niño, le hablaría de tú a tú al Ángel que está sobre la cueva…

Al final siempre doy prioridad a los de toda la vida, a los que colocaba con mi padre cuando era niño. Da igual que la señora que limpia ropa en el arroyo ya no tenga manos. Total, tampoco hay agua, sino papel de plata, y nadie le va a revisar si la ropa queda limpia.

Colocar el Belén no solo da un sentido a la Navidad, también es un momento para unirte con tu propia tradición.

Esta semana el conocido como “el pirómano” ha hecho estragos quemando contenedores en tres o cuatro calles de Palma. Una de ellas, donde viven mis padres. El interfecto se pasó con la gasolina, el fuego prendió dos coches estacionados que estallaron y al final las llamas llegaban hasta la fachada del octavo piso.

Estoy seguro que “el pirómano” no guarda ningún Belén, ni siquiera el recuerdo de ser niño y colocar uno con su padre. ¿Se puede tener una infancia feliz y acabar quemando contenedores y vehículos?.

pirómano de PalmaEsta semana el conocido como “el pirómano” ha hecho estragos quemando contenedores en tres o cuatro calles de Palma. Una de ellas, donde viven mis padres. El interfecto se pasó con la gasolina, el fuego prendió dos coches estacionados que estallaron y al final las llamas llegaban hasta la fachada del octavo piso. Estoy seguro que “el pirómano” no guarda ningún Belén, ni siquiera el recuerdo de ser niño y colocar uno con su padre. ¿Se puede tener una infancia feliz y acabar quemando contenedores y vehículos?

Sí, es verdad, esta reflexión suena demasiado “buenista”, pero es Navidad…

Viendo mi Belén me doy cuenta de que es casi paritario entre personas y animales: corderos, cerditos, ocas y patos sobre el papel de plata y hasta un perro justo delante del portal, acompañando al primero de los pastores que adoran al niño, aparte del buey y la mula, claro.

Hablando de animales, esta semana los magistrados del Tribunal Constitucional han decretado que es inconstitucional no entrar a matar al toro y no clavarle banderillas una y otra vez. Reconozco que no sé cuántas banderillas hay que clavarle al toro según la Constitución, pero todo parece indicar que han de ser las suficientes para ir desangrándole.

Me confieso inconstitucional. Una vez, en un viaje por Escocia, me encontré con un buey muy manso y peludo y simplemente me hice una foto con él. De haber viajado con una espada, jamás se la hubiera clavado. Seguramente me salva que en Escocia no rige nuestra Constitución.

Igual un día de éstos nos dirán que también es inconstitucional abstenerse de pegarles un tiro en la nuca a los perros de los mendigos. Eso también va por ti, Ada, que no has hecho nada.

Pero volvamos rápido al Belén, que ésta tenía que ser una entrada en almíbar escrita en tonos pastel, que es Navidad, y se me está agriando. Eso que me había dicho: Hoy no hables de los CDR, que es Navidad y luego la entrada te saldrá irritada… y voy y me pongo a comentar la Sentencia del TC sobre la ley de toros del Parlament Balear…

Es importante colocar bien la estrella: Ha de indicar la dirección hacia el portal de Belén, no hacia el desierto, que luego los Reyes Magos se desorientan

Pues eso, siempre acabo el Belén colocando la estrella. Es importante colocar bien la estrella: Ha de indicar la dirección hacia el portal de Belén, no hacia el desierto, que luego los Reyes Magos se desorientan.

Parece una obviedad, pero no tengo claro que lo sepan en la Secretaría de Estado del Vaticano. Su titular, el cardenal Pietro Parolin, ha declarado esta semana que el caso de Asia Bibi es un “asunto interno” de Pakistán y que el Vaticano no hará nada al respecto.

Asia Bibi es una cristiana condenada a pena de muerte acusada de blasfemia por negarse a convertirse al islam. Encarcelada desde 2010, el Tribunal Supremo pakistaní ha revocado la sentencia, pero se ha anunciado la repetición del juicio así que, de nuevo, Asia Bibi corre riesgo de ir a la horca.

Parolin, si supiera te lo diría en chino patriótico: La estrella, siempre en dirección al portal. Y eso es todo por hoy.
Bon Nadal a tothom!

¡Feliz Navidad a todos!

Carlos M. Florit Canals
www.florit-abogados.com

Haz clic para seguir leyendo
Publicidad
Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *