Connect with us

OCIO Y CULTURA

Sebas Álvaro, de ‘Al filo de lo Imposible’ a ‘El mundo del fin del mundo’

Sebas Álvaro, de 'Al filo de lo Imposible' a 'El Mundo en el Fin del Mundo'

Sebas Álvaro, periodista, escritor y aventurero (creador de “Al filo de lo Imposible”), presentó su exposición fotográfica “El Mundo del fin del mundo” el día 10 de Febrero de 2017 en B The Travel Brand Xperience, la Casa del Nuevo Viajero de Palma (Camí del Reis 105, Sa Vileta-Son Rapinya, de Palma).

La exposición, que podrá visitarse hasta el 24 de Marzo, es una selección de las imágenes más hermosas e impactantes de su archivo de más de 300.000, fruto de sus más de 350 expediciones por los lugares más inhóspitos de los 6 continentes, realizadas durante los últimos 35 años.
Sus fotos son el reflejo de sus sentimientos al contemplar el paisaje que inmortaliza, reconoce que, si su estado de ánimo no capta una emoción, no hace la foto; opina que la fotografía es como los amores, que a veces no te quieren y tienes que saber captar cuándo está ocurriendo eso. “Con mi hijo camino por los pasillos del Museo del Prado, es la mejor forma de hacerte fotógrafo. Todo lo que tenemos que aprender de los encuadres se encuentra en los cuadros de los clásicos”.

Sebas Álvaro, de 'Al filo de lo Imposible' a 'El Mundo en el Fin del Mundo'Inició su trayectoria con 17 años como técnico en RTVE, su carácter emprendedor le llevo a tocar todos los géneros de la televisión: dramático, de entretenimiento (El 1, 2, 3 de Chicho Ibañez fue uno de ellos) y telediarios. De hecho, asegura que su madre estaba hasta entonces orgullosa de su hijo, ella le veía como presentador de informativos toda la vida…. Pero algo se cruzó en su camino y cambió la trayectoria, ya no volvió nunca a los informativos, se dedicó a viajar al límite. Así surgió, en 1981, Al Filo de lo Imposible, en el que se congregaron una serie de factores que hicieron posible que su éxito fuera perdurable en el tiempo, “fueron 350 documentales de los que dentro de 50 años seguirán hablando; porque lo importante no es la tecnología, es la historia que contamos y cómo la contamos”.

El programa nació en un momento en que TVE era un bullir de ideas, de trabajos y de programas. Era uno de los programas, pero, Sebas Álvaro especifica que: “la TVE que yo viví en una semana ponía dos obras de teatro de calidad, en la misma semana El Hombre y la Tierra y Al filo de lo imposible, algún reportaje de Felipe Mellizo, el fin de semana La Clave, y un largo etc. Si alguien hiciera hoy en día una propuesta de ese tipo, le llamarían revolucionario y esa fue la mejor televisión pública en España de todos los tiempos, llegó a ser una de las 5 mejores TV del Mundo”.

“La TVE que yo viví fue la mejor televisión pública en España de todos los tiempos, llegó a ser una de las 5 mejores TV del Mundo”

Según su opinión la televisión pública española entró en declive no solo por la entrada de las cadenas privadas, sino porque, por acción u omisión, no fue gestionada en condiciones. Asegura que sus maestros de documentales son los mejores que hay en España, los mejores cámaras, técnicos, etc.

Explica que: “Nuestra idea era contar historias emocionantes de aventuras reales que vivíamos y, al mismo tiempo, hacer un programa riguroso con buena fotografía. Estuvimos utilizando película hasta el último día que me fui de la tele. Aún hoy me admiro del equipo que teníamos. En una comida entre amigos y compañeros éramos capaces de, al terminar, organizar 2 expediciones: Una al Pilar Oeste del Makalu y otra a La travesía del Polo Norte, por poner u ejemplo. A diferencia de otros, eso se le puede ocurrir a cualquiera, pero nosotros lo hacíamos realidad”.

Sebas Álvaro, de 'Al filo de lo Imposible' a 'El Mundo en el Fin del Mundo'Sebas Álvaro, de 'Al filo de lo Imposible' a 'El Mundo en el Fin del Mundo'Sebas Álvaro, de 'Al filo de lo Imposible' a 'El Mundo en el Fin del Mundo'

Sebas Álvaro y Sylvia Riera, en un momento de la entrevista.

Sebas Álvaro y Sylvia Riera, en un momento de la entrevista.

Sebas Álvaro asevera que todo es fruto de su esfuerzo, tesón y sobre todo, que ha tenido fortuna: “porque amigos míos que han puesto el mismo empeño y esfuerzo que yo, o más incluso, han muerto. En la aventura al límite que practicamos nosotros, si no tienes la suerte de tu parte, mueres pronto. El precio que tuvimos que pagar fue muy alto, yo he perdido a 26 amigos cercanos en 30 años. A pesar de todo, mirándolo en perspectiva, considero que valió la pena”.

En cuanto a su trayectoria, él lo tiene claro: “Cuando eres joven te equivocas mucho, el error y el fracaso forman parte de nuestro aprendizaje. De mayor te sigues equivocando, pero ya sabes que el dolor, el sufrimiento, la decepción y sobre todo, lo que te da la experiencia, es la capacidad de darte cuenta antes de que te estás equivocando y te da la posibilidad de corregirlo. Yo me he equivocado mucho de joven”. Para reforzar su reflexión cita a Konrad Lorenz: “la vida es una bufonada que a lo mínimo que alcanzas es a tener algún tipo de aprendizaje y que, cuando lo recibes, normalmente llega tarde” y añade: “Hay gente que no se entera de la vida, que pasa por la vida y que la vida realmente no les pasa a ellos”.

Los innumerables viajes por los confines del mundo no le han impedido crear una familia, tener una mujer que le entiende, un hijo que trabaja con él y sigue sus pasos (de forma más pausada…) y un nieto de 15 meses que hace con el abuelo lo que quiere y que es la “niña” de sus ojos. De hecho tiene depositada toda su fe en que sea su viva imagen en un futuro…

“He tenido mucha suerte en la vida, elegí a la mujer que…, como dice Sabina: “tuve muchas mujeres, pero quise más a la que más me quiso”. Y eso me ha venido muy bien. Ella también es periodista, trabajaba en la TV, y me conoció así. Ha compartido lo bueno y lo malo de mi trabajo. Según mi mujer, gracias a mis largas ausencias, a veces de 4 meses, consumimos una cuarta parte de nuestro matrimonio y por eso nos ha ido tan bien…” (risas) .

Reconoce que a su hijo, que ahora tiene 35 años, quizá no le dedicó mucho tiempo, pero le puso mucho amor y pasión, dedicándole un tiempo de calidad.  Está firmemente convencido de que, si el Gen aventurero salta una generación como dicen, “¡que se preparen con mi nieto…!”.

Para él es una prioridad cuidar del medio ambiente, es una obligación. Afirma que desconocemos en buena parte el planeta que tenemos y a medida que sabemos los perjuicios que le estamos causando, deberíamos ser más responsables, no solo por el cambio climático, sino que estamos contaminando los mares, los ríos, el aire que respiramos, el agua que bebemos… “pero lo más importante es el aspecto ético-moral-espiritual, necesitamos mantener los parajes salvajes a salvo, porque el hombre necesita belleza, soledad, silencio para crecer, poder pasear por un bosque tranquilamente, saltar un río cristalino, puro y limpio y contárselo a nuestros descendientes”, sentencia.

Asegura que su lucha por el medio ambiente le ha costado enormes peleas y disgustos. Por ejemplo el Parque Nacional de Guadarrama, que iba a ser el Parque Nacional más grande de España, ha costado 10 años llevar a cabo el proyecto para verlo reducido a menos de la mitad de lo inicialmente previsto, por cuestiones políticas y, además, del mismo partido. Lamenta que “salir a defender la razón todos los días en España no es sencillo”.

 

 

Lo mismo ocurre con el turismo, es de la opinión de que debemos racionalizarlo. Se trata de trabajar y pensar a medio plazo. A modo de ejemplo, explica que está involucrado en varios proyectos que están funcionando muy bien, como sucede en Tenerife, le han nombrado Padrino de los senderos de Tenerife, iban “6 millones de turistas buscando sol y playa, hemos logrado en poco tiempo (7 ú 8 años) que 250.000 visiten la isla para hacer senderismo”. Se ha conseguido señalizando y recuperando senderos, celebrando anualmente un Festival al que acude gente de todo el mundo, etc. Reivindica que este tipo de turista es más respetuoso con el medio ambiente, está más días, se gasta más dinero, ese dinero se reparte en casitas rurales (o sea, llega a todo el mundo, no solo a los grandes) y, además, al volver a su país, hace publicidad gratuita. “Si enseñáramos e invitáramos a los turistas a caminar por nuestro magnífico y maravilloso país y visitar nuestro legado histórico, que quizás solo Italia nos hace sombra a nivel de patrimonio cultural, conseguiríamos crecer de forma sostenible turísticamente hablando”, añade. Asegura que es perfectamente compatible turismo y sostenibilidad, hay que crecer en calidad y no en cantidad. Considera que: “en Balears se encuentran unas de las mejores cuevas del mundo y tenéis un patrimonio natural que los ingleses pusieron de moda: el Psicobloc, viene gente de todo el mundo a escalar en los acantilados que dan al mar, las Balears tienen los mejores lugares para practicar este deporte”.

Sebas Álvaro y Sylvia Riera, en un momento de la entrevista.Dedicado en cuerpo y alma a la defensa del medio ambiente, también se involucra en obras benéficas, de hecho está volcado en un proyecto de ayuda y cooperación al desarrollo en Pakistán, que, asegura, es la joya de todo lo que se está haciendo desde España en el exterior. En una aldea de 1500 habitantes, Hushé, a 3200 m de altura, en la frontera entre India, Pakistán y China, es uno de los lugares más remotos de la tierra, en medio de una marea integrista musulmana. Llevan 18 años trabajando en ello, tienen escolarizados al 93% de los niños y niñas, dadas 360 y tantas becas. Han cambiado las escuelas, desarrollado la agricultura, llevan médicos, maestros, enfermeras (cantidad de personas que van como voluntarios, de todas las edades, a trabajar con ellos), han construido un hotel refugio de montaña que ha costado 150.000€, ahora quieren hacer una residencia de estudiantes en la que estén bien atendidos, bien alimentados, con actividades extraescolares, etc. El por qué de elegir esa aldea reside en que durante su primer viaje al Karakórum, los mejores porteadores eran de allí, hizo amistad con algunos de ellos y le dio pena las condiciones en las que vivían, tenían porteadores que iban descalzos o con chancletas…La emoción que sintió le hizo involucrarse y ayudarles a evolucionar.
En su dilata trayectoria ha recibido innumerables premios y reconocimientos: dos medallas en el Festival Internacional de Nueva York, y dos medallas de oro en el festival de Hamburgo, los premios de los festivales de Banff, Calcuta y Torelló, dos premios Ondas, nueve premios ATV, etc. El más reciente se lo entregan el mes de marzo próximo: Premio al Humanismo de la Fundación de la Universidad Lázaro Galdiano de Madrid.

Por último y para recalcar esa humanidad que le caracteriza, Sebas Álvaro confiesa, realmente emocionado: “Tengo mucho orgullo pero poca vanidad. Agradezco mucho los premios, pero nunca me han convertido en una persona diferente a la que soy. Soy el hijo de los lecheros de uno de los barrios más humildes de Madrid. Sigo echando mucho de menos todos los días de mi vida a mis padres. De ellos aprendí lo más importante para mantenerte en pie: la dignidad, el orgullo, la honradez, la valentía, el saber luchar, la tenacidad y, en definitiva, un montón de cosas de mi vida que tienen una explicación a través del poso que mis padres dejaron en mi”.

Texto: Sylvia Riera

Cita ineludible:

Exposición El Mundo en el Fin del Mundo
Del 10 de Febrero al 24 de Marzo de 2017
B The Travel Brand Xperience, la Casa del Nuevo Viajero de Palma (Camí del Reis 105, Sa Vileta-Son Rapinya, de Palma).

Agenda de Febrero: https://www.bthetravelbrand.com/xperience/palma/events/

Haz clic para seguir leyendo
Publicidad
Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

son tendencia