Connect with us

OPINIÓN

¿Romper el juicio?

¿Romper el juicio?

En el juicio del “prusés” hay un antes y un después desde que dejaron de declarar los políticos y empezaron a hacerlo los policías.

La semana pasada, tras la declaración de Castellví, en medios judiciales empezó a correr el rumor de que los letrados de los acusados podrían realizar una maniobra a la desesperada para “romper el juicio”, detenerlo y crear un sideral con vistas a meter máxima presión al TEDH de Estrasburgo.

El rumor consiste en que los abogados defensores renunciarían conjuntamente a la defensa de los acusados alegando que el Tribunal Supremo está vulnerando de forma tan intensa el derecho de defensa que no pueden seguir realizando su trabajo.

La declaración de Manuel Castellví, “un dels nostres” para los acusados, admitiendo que él personalmente y la cúpula de los Mossos habían advertido a Puigdemont, Junqueras y Forn del grave riesgo de violencia, abría la puerta a una sentencia condenatoria por dolo eventual, si el Supremo da el paso de aceptar esta modalidad de culpabilidad en un delito de rebelión.

En cuestión de minutos Twitter incendió el nombre de Castellví como “botifler” y Pilar Rahola salió en TV3 calificando de “tristísima” su declaración, preguntándose si el testigo sabía “el daño que había hecho”.

La declaración de Manuel Castellví, “un dels nostres” para los acusados, admitiendo que él personalmente y la cúpula de los Mossos habían advertido a Puigdemont, Junqueras y Forn del grave riesgo de violencia, abría la puerta a una sentencia condenatoria por dolo eventual, si el Supremo da el paso de aceptar esta modalidad de culpabilidad en un delito de rebelión.

Hasta tal punto las defensas acusaron el golpe que Vilaweb, el medio más radicalmente independentista, optó por silenciar la noticia, al modo Pravda en tiempos de la URSS, durante bastantes horas.

Entonces saltó el rumor. Las defensas se estarían planteando acusar al Supremo de continuas violaciones de los derechos de los acusados al no aceptar numerosas preguntas a testigos cuando versan sobre temas sobre los que no haya interrogado el proponente del testigo o no permitiendo confrontar las declaraciones de los testigos con videos (lo que haría interminable el juicio)

La maniobra implicaría, a corto plazo, que los acusados tendrían que nombrar nuevos abogados porque nadie puede ser acusado sin estar defendido por letrado. Si no designan a nadie, se les nombraría abogados de oficio.

El juicio debería suspenderse en todo caso porque los nuevos abogados necesitarían tiempo para estudiar el sumario. ¿Mucho tiempo? Arreciaría la denuncia por la prisión preventiva. ¿Poco tiempo? Alegación de indefensión.

Esta posible maniobra de filibusterismo judicial, encaminada a meter presión al TEDH, se interpretaría como una conciencia de haber perdido el juicio (y podría también tener consecuencias disciplinarias para los letrados que apliquen esta estratagema, responsabilidad que, celebrándose el juicio en Madrid, entiendo que correspondería dilucidar al Colegio de Abogados de Madrid aunque los letrados estén colegiados en Barcelona).

O sea, más madera.

De momento los letrados han esperado hasta la declaración del Major Trapero. José Luis Trapero separó radicalmente la acción de los políticos (“irresponsable”, llegó a decir) de la de los Mossos. El testigo había sido propuesto por Vox, acusación popular, y Vox no hacía la pregunta que todos esperaban: ¿Confirmaba lo declarado por Castellví?, ¿había advertido de violencia?

No atreverse a preguntar significaba tanto como admitir la poca credibilidad que da la propia acusación a lo declarado por Castellví. Vox acabó su interrogatorio y no había hecho la pregunta. El rostro de la fiscalía estaba desencajado y el de las defensas, exultante.

En vivo y en directo, Vox se había convertido en el mejor aliado de los acusados.

El fiscal intentó preguntarlo, saltó el abogado de Forn y Marchena tuvo que impedirle la pregunta. Fiscalía y defensas, de acuerdo con la doctrina Marchena implacable durante todo el juicio, sólo podían repreguntar sobre temas planteados por el abogado de Vox.

En el último instante, Marchena se escudó en un precepto de la LECRIM para hacer él la pregunta que se le había olvidado a Vox y Trapero confirmó que sí habían advertido este riesgo: Dos millones de catalanes en la calle frente a miles de policías entrañaba un riesgo enorme y así lo trasladaron a la cúpula del Govern

En el último instante, Marchena se escudó en un precepto de la LECRIM para hacer él la pregunta que se le había olvidado a Vox y Trapero confirmó que sí habían advertido este riesgo: Dos millones de catalanes en la calle frente a miles de policías entrañaba un riesgo enorme y así lo trasladaron a la cúpula del Govern.

Queda reforzado que los acusados se imaginaron un escenario de choque violento y lo asumieron. Eso les acerca a la condena por rebelión. Sin embargo, todas las declaraciones, especialmente sólida la de Trapero, van en la dirección de que los Mossos habían advertido que no serían aquello que Fiscalía dice en su escrito de acusación: La fuerza armada imprescindible para garantizarse el triunfo del golpe.

En medios jurídicos de Madrid (los digitales de Barcelona son pura propaganda) no está tan claro si la asunción del riesgo de violencia por los acusados será suficiente para condenarles por rebelión cuando, por todas las testificales, sabían que no podían contar activamente con los Mossos (subrayo activamente).

Y además, ahora se abre otro debate: Marchena hizo la pregunta que se le había escapado al fiscal. ¿Puede considerarse contaminada su labor como Juez, obligatoriamente imparcial, si suple un grave error de la acusación, en beneficio de la acusación?

De nuevo pensando en Estrasburgo.

Si el desarrollo de las sesiones se tuerce definitivamente para las defensas, ahí está la estrategia de “romper el juicio”. Mientras tengan esperanzas jurídicas de salvar lo esencial del juicio, no lo harán.

Carlos M. Florit Canals
www.florit-abogados.com

Haz clic para seguir leyendo
Publicidad
Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *