Refranes catalanes
OPINIÓN

Refranes catalanes

“A cada bugada perdem un llençol” (En cada colada perdemos una sábana). Es curioso que desde hace años este refrán viene siendo usado de forma recurrente por los independentistas para denunciar que cada vez que Catalunya pacta con Madrid sale perdiendo.

Para mí que la historia dice lo contrario, que cuando Catalunya pierde “llençols” de verdad es cuando la “rauxa” desborda al “seny” y se echa al monte.

Por ejemplo en 1640. El entonces Presidente de la Generalitat, Pau Claris, proclamó por primera vez la República de Catalunya y se puso bajo protección del Rey francés, que envió tropas hasta Barcelona. La guerra entre España y Francia duró doce años. Con la firma del Tratado de los Pirineos Francia se retiró de gran parte de Catalunya pero se quedó para siempre el Rosellón y el norte de la Cerdanya, lo que hoy Puigdemont llama “la Catalunya Nord”

Si Perpignan es Francia en lugar de ser Perpinyà, la capital de la quinta provincia catalana dentro de España, es gracias a Pau Claris quien, sin embargo, incomprensiblemente tiene calle en Barcelona y en otras muchas localidades catalanas. En aquella “bugada” Catalunya sí que perdió un buen “llençol”, un 20% de su territorio aproximadamente.

También en 1714. Cuando Felipe V accedió al trono español juró las Constituciones catalanas como Conde de Barcelona. Pronto el archiduque Carlos de Austria le disputaría el trono al obtener el apoyo de Inglaterra que no quería un rey francés en España, tanto por las consecuencias en futuras alianzas militares como por el acceso de Francia al comercio con América.

Para mí que la historia dice lo contrario, que cuando Catalunya pierde “llençols” de verdad es cuando la “rauxa” desborda al “seny” y se echa al monte

La Generalitat se levantó contra Felipe V en favor del Archiduque Carlos. Barcelona cayó el famoso 11 de septiembre de 1714. Con el subsiguiente Decreto de Nueva Planta se suprimió la Generalitat y toda la organización política propia catalana.

Es cierto que el 1714 tuvo otros efectos que nunca se comentan. La unificación política abrió los mercados castellanos y americanos a la incipiente burguesía catalana que no solo se afianzaría sino que un siglo más tarde acabaría protagonizando la revolución industrial.

Pero en términos políticos Catalunya perdió el “llençol” de sus instituciones seculares.

En 1934 el Presidente de la Generalitat Lluís Companys proclamó el “Estat Català” y el General Batet defendió la República a cañonazos. La autonomía fue suspendida y Companys fue encarcelado.

Sería falso decir que el problema catalán nos condujo a la guerra civil de 1936, pero contribuyó a generar una máxima inestabilidad junto al problema de la persecución religiosa y al de la lucha de clases promovida por los partidos marxistas.

Sí, cuando Catalunya opta por estrategias de ruptura, en la “bugada” pierde muchos “llençols”. Esta vez parece que sangrará de forma dramática el tejido empresarial catalán: La Caixa, Banco de Sabadell, Gas Natural, Aguas de Barcelona, Freixenet, puede que Codorniú…

Hoy por hoy estas entidades solo han transferido el domicilio social, un mero apunte en el Registro Mercantil, pero si la deriva no se detiene acabarán saliendo equipos humanos, comités de riesgo, puestos de alta dirección, economistas, abogados, servicios centrales, producción… Habrá que cambiar el refrán porque esto es perder la colada entera.

Acabo no con un refrán catalán sino con unas palabras tan inteligentes que, aun pronunciadas por el Rey Juan Carlos, tuvieron que salir de la mente de Sabino Férnandez Campo: “Cuando Catalunya va bien, España va bien”. No deberíamos olvidarlas en ningún punto del país

Hay otro refrán catalán que dice “Déu ens guard d’un ja està fet” (Dios nos libre de un ya está hecho). ¿Hay marcha atrás posible? En términos sentimentales hay un daño de muy difícil reparación pero no sé si en términos políticos estamos más allá del punto de no retorno.

Acabo no con un refrán catalán sino con unas palabras tan inteligentes que, aun pronunciadas por el Rey Juan Carlos, tuvieron que salir de la mente de Sabino Férnandez Campo: “Cuando Catalunya va bien, España va bien”. No deberíamos olvidarlas en ningún punto del país.

Hoy por hoy Catalunya va muy mal. (Pero el lunes pasado iba peor)

Carlos M. Florit Canals

www.florit-abogados.com

9 octubre, 2017

Deja un comentario