Pedro Sánchez, The Killers y Frankenstein
OPINIÓN

Pedro Sánchez, The Killers y Frankenstein

Pedro Sánchez viajó la semana pasada en Falcon oficial, con coste a cargo del Estado, para ir a un concierto de The Killers, en Castellón. Pues ya son ganas de gastar a lo tonto, porque si Pedrito quería oír esas voces, bastaba con que escuchara a su alrededor. Está rodeado de killers.

Killer es Pablo Iglesias, que le ha tumbado en el Congreso el techo de gasto, que es la base del presupuesto. Sánchez quería incrementar el gasto en 6.000 millones de euros (total, como dijo su vicepresidenta, “el dinero público no es de nadie”) y a Podemos le ha parecido poco.

En realidad, a Pablo Iglesias cualquier cantidad le habría parecido poco porque su estrategia es denunciar que los socialistas no llegan, que se quedan cortos. Gasten lo que gasten, aunque agoten los impuestos de nuestros nietos. Los de Podemos siempre dirán que quedan pobres sin atender porque los socialistas frustran la ilusión de la moción de censura y no gastan lo suficiente.

Killers son los independentistas. De hecho, a ellos les gustaría ser killers de España. En su defecto, se conforman en ser killers de Presidentes. Disfrutaron la caída de Rajoy pero eso ya es historia. Así que ya lo ha anunciado Puigdemont: “A Pedro Sánchez se le acaba el periodo de gracia”.

Pedro Sánchez ha optado por no visitar a los guardias civiles heridos y quemados. Ni siquiera ha condenado los hechos. En cambio ha declarado que los inmigrantes han de ser tratados con dignidad y recibidos con respeto

Killers son sus propias políticas. Esta semana, seiscientos criminales (ser de raza negra y pobre no da derecho a la salvajada) han asaltado en Ceuta la frontera de España con Marruecos atacando organizadamente a los guardias civiles que la defendían. Mientras unos vigilaban y dirigían, otros lanzaban ácido y cal viva a nuestros efectivos logrando superarlos y entrar ilegalmente en el país.

Pedro Sánchez ha optado por no visitar a los guardias civiles heridos y quemados. Ni siquiera ha condenado los hechos. En cambio ha declarado que los inmigrantes han de ser tratados con dignidad y recibidos con respeto.

¿Dignidad? ¿Sabrá Pedro Sánchez qué es la dignidad? Sánchez como individuo, como militante socialista, incluso como Secretario General, tiene derecho a ser débil, pusilánime o cobarde. Como Presidente del Gobierno, no. La dignidad de un Presidente de Gobierno pasa por saber defender a los suyos, en especial a sus policías quemados con ácidos y cal viva.

Pero Pedro Sánchez no tiene dignidad. Quim Torra se le presentó en Moncloa con el lazo amarillo en la solapa y lo recibió. Pedro, hombre de Dios, o de la nada, que te estaban acusando a la cara de violar derechos humanos y de tener presos políticos. Que te estaban insultando, no a ti, sino a la institución que encarnas. Que no te enteras, y si lo haces, te da igual.

Sánchez no tiene dignidad, solo tiene encuestas.

En fin, si Pedro Sánchez quiere ver killers, no hace falta que vuele a Castellón en jet privado a cargo del Estado. Basta con que se mire al espejo. Verá a ese killer que es él, Frankenstein hecho Presidente.

En mes y medio de Sanchismo ya ha quedado claro que Pedro Sánchez es también un killer para el prestigio de sus ministros, los que lo tuvieron en su vida política o profesional anterior.

grande-marlaska-kZOG--620x349@abcQué papelón, esta semana, de Grande-Marlaska, Ministro de Interior, no atreviéndose a ir a Ceuta a ver a sus hombres, no atreviéndose a levantar la voz por los suyos. Sánchez no se lo hubiera perdonado y Marlaska se ha arrugado

Qué papelón, esta semana, de Grande-Marlaska, Ministro de Interior, no atreviéndose a ir a Ceuta a ver a sus hombres, no atreviéndose a levantar la voz por los suyos. Sánchez no se lo hubiera perdonado y Marlaska se ha arrugado.

Pedro Sánchez ha sido desbordado por el efecto llamada del Aquarius. Ahora las mafias entran los inmigrantes por España y Marruecos, que negocia un tratado de pesca con la Unión Europea, ha decidido aprovechar la estulticia de nuestro Presidente para sacar ventaja. Ya pactará poner a su gente a frenar la inmigración ilegal cobrando esa contribución con cuotas pesqueras que, encima, perderemos los españoles.

¿De qué sirve tener un Ministro con curriculum si cuando llega al Ministerio se convierte en el felpudo de los caprichos del Presidente?

Baltasar Garzón nunca se recuperó de su paso por las listas del PSOE como “Señor Y” (por seguir riguroso orden alfabético). Fernando Grande-Marlaska nunca se recuperará de su paso por este Gobierno, especialmente si Pedro Sánchez logra agotar (nunca mejor dicho) la legislatura.

En fin, que se acaba el curso, que llegan las vacaciones, y que toca despedirse hasta septiembre. ¡Feliz Verano!

Carlos M. Florit Canals
www.florit-abogados.com

30 julio, 2018

Deja un comentario