Pedro Sánchez sorprende con un gobierno de lujo
OPINIÓN

Pedro Sánchez sorprende con un gobierno de lujo

He de reconocer que Pedro Sánchez me ha sorprendido formando un gobierno de lujo. Suele decirse que en España los presidentes tienden a rodearse de obediencia, no de talento. No es el caso de este gobierno en el que Pedro Sánchez ha buscado gente valiosa, unos con carreras políticas muy consolidadas, otros con carreras profesionales de éxito.

Sí, es verdad, lo de nombrar a tantas Ministras tiene mucho de “golpe de efecto” pero no estamos para nada ante un gobierno de Leires y Bibianas sino de currículos destacados. Por poner solo dos ejemplos, el nombramiento de Nadia Calviño, en Economía, con un gran prestigio en Europa, o el de Dolores Delgado, fiscal especializada en terrorismo yihadista, en Justicia.

Entre los varones, Josep Borrell tiene el reconocimiento de toda la sociedad española (excepto independentistas) y Grande-Marlaska es un fichaje de primera. Si hablamos del Ministerio de Ciencia, es cierto que haber sido astronauta del Discovery y de la Soyuz no garantiza ser un buen político, pero si Pedro Duque ha puesto su prestigio al servicio de este gobierno, hemos de albergar la esperanza de que algún fondo de contingencia encontrarán para apostar por la innovación, la ciencia y la tecnología. Es urgente e imprescindible esta apuesta.

Si he de poner “un pero” al listado de Ministros diría que solo desentona Màxim Huerta. Si Sánchez hubiera podido fichar, por ejemplo, a Muñoz Molina, por poner un escritor próximo al PSOE, ya habría sido de matrícula.

Si he de poner “un pero” al listado de Ministros diría que solo desentona Màxim Huerta. Si Sánchez hubiera podido fichar, por ejemplo, a Muñoz Molina, por poner un escritor próximo al PSOE, ya habría sido de matrícula

En cualquier caso, Pedro Sánchez no ha formado para nada un “gobierno Frankenstein”. Su ejecutivo es sólido y si tuviera mayoría parlamentaria generaría expectativas auténticas. No es menos cierto que desde 2015 y 2016 tenemos un Parlamento absolutamente fragmentado en el que es imposible cuajar mayorías estables. Lo ha sufrido el PP y lo va a sufrir, aún más en precario, el PSOE.

Una cosa es seleccionar la tripulación cuando el barco está fondeado tranquilamente en el puerto y otra muy distinta salir a alta mar.

Pedro Sánchez sorprende con un gobierno de lujo

Lo de nombrar a tantas Ministras tiene mucho de “golpe de efecto” pero no estamos para nada ante un gobierno de Leires y Bibianas sino de currículos destacados.

El gobierno de Pedro Sánchez se encontrará con un PP que ha de refundarse y un Albert Rivera que ha de refundar la estrategia de Ciudadanos, ambos en plena competición por liderar la oposición y por sobrevivir. Nulas expectativas de acuerdos.

Los de Podemos, sus teóricos socios, serán sus peores enemigos. Leía un interesante análisis: Pablo Iglesias cometió su primer error no invistiendo a Pedro Sánchez en 2015 y ha cometido su segundo y último error invistiéndole en 2018. El PSOE con este gobierno en el escaparate puede ser letal para Podemos. Pablo Iglesias ya lo ha dicho en privado: La legislatura de Pedro Sánchez será un calvario. Él hará todo lo posible para que así sea.

Y luego están los independentistas.

El eje nacional será fundamental en la acción de gobierno. De momento Pedro Sánchez ha tomado una primera decisión, levantar la intervención financiera de la Generalitat, y ha hecho un anuncio a través de Meritxell Batet, su plena disposición a una reforma federal de la Constitución. El independentismo ha dicho que por supuesto, que adelante, que bienvenido sea, pero que no renuncian a implementar el “mandato” del 1 de octubre (Torra) ni a la desobediencia (Artadi).

Los de Podemos, sus teóricos socios, serán sus peores enemigos. Leía un interesante análisis: Pablo Iglesias cometió su primer error no invistiendo a Pedro Sánchez en 2015 y ha cometido su segundo y último error invistiéndole en 2018. El PSOE con este gobierno en el escaparate puede ser letal para Podemos

A Pedro Sánchez le hace ilusión resolver el problema catalán pero olvida la sentencia de Sir Humphrey Appleby: “Las cosas no pasan porque a los Primeros Ministros les hagan ilusión. A Chamberlain le hacía ilusión la paz.”

Me temo que el diálogo que inaugura sólo puede acabar de dos formas: Fracasará o le engañarán.

En temas económicos, Europa exige ortodoxia, ésa que hace que me duela el bolsillo derecho cada vez que me suben los impuestos y el bolsillo izquierdo cuando la pensión de mi padre, por ejemplo, solo sube dos euros. Aquí no hay margen por más brillantes que sean los Ministros.

En lo demás, espero que con Teresa Ribera desaparezca el “impuesto al sol”, que encuentren presupuesto para Ciencia, que Montero no haga bueno a Montoro, que no sea un mal presagio que el Ministerio de Fomento, el que adjudica obras, vaya al Secretario de Organización del Partido, que la educación y la sanidad públicas sean intocables (se presupone en un gobierno socialista) pero también que la Ministra de Educación no reproduzca sus prejuicios contra la enseñanza concertada que mostró cuando fue Consejera del gobierno vasco.

En todo caso, desde posiciones ideológicas no socialistas, digo que lo cortés no quita lo valiente y que Pedro Sánchez ha pasado con nota la formación de su gobierno.

Carlos M. Florit Canals
www.florit-abogados.com

10 junio, 2018

Deja un comentario