Connect with us

ACTUALIDAD

Pedro Sánchez, sin alternativa

Pedro Sánchez, sin alternativa

Vox ha presentado una moción de censura contra el presidente del Gobierno de resultado imposible

Formalmente Vox ha presentado una moción de censura contra Pedro Sánchez de resultado imposible. En realidad, se trata de una moción contra el PP, de resultado abierto, para disputarle la primogenitura de la derecha.

La verdad es que he podido seguir poco la primera jornada, pero la impresión que me queda, con las intervenciones que he escuchado mientras comía y lo poco que he seguido en Twitter es que no hay alternativa a Pedro Sánchez.

Ciudadanos, como alternativa, murió el pasado noviembre. Del PP ni siquiera sé si hoy ha intervenido o no, si lo ha hecho Teodoro García Egea (he visto un tuit suyo) o Casado. Si votará que no o se abstendrá. Encefalograma plano. Y a Abascal, sinceramente, lo he visto desbordado por un Pedro Sánchez que se siente muy cómodo confrontándose con “la extrema derecha”, por más que Abascal haya convencido a los suyos y, quizás, al electorado fronterizo del PP.

Más allá de la aritmética parlamentaria, en España tenemos tradición de mociones de censura que consolidan o hunden liderazgos. Felipe González perdió numéricamente y ganó políticamente su moción de censura contra Adolfo Suárez. Antonio Hernández Mancha, por el contrario, empezó a perder la presidencia del PP al hacer el ridículo en su moción de censura contra el propio Felipe González.

De momento me temo que Abascal y Casado están más cerca de Hernández Mancha que otra cosa.

Hoy, con independencia de lo que pensemos de Pedro Sánchez, de su gobierno o de sus socios, no he sido capaz de ver un liderazgo alternativo. Con la que ha caído y la que va a seguir cayendo, me resisto a decir que Sánchez está ganando esta moción de censura así que lo diré de otra forma: Me temo que la está perdiendo la oposición.

En realidad, lo de la derecha, es un déjà vu.

A principios de los años ochenta el Vox de entonces se llamaba Alianza Popular y el PP del momento era la UCD.

Si ahora Vox llama cobarde al PP por el procés catalán, si le acusa de haber cedido en los principios en leyes como las del matrimonio homosexual o la violencia de género, si arremete contra la política fiscal de Cristóbal Montoro o si está al acecho de cualquier pacto, por ejemplo, la renovación del CGPJ, para acusar de debilidad al PP, entonces AP llamaba cobarde a la UCD por cómo afrontaba la lucha contra ETA, les acusaba de haber cedido en los principios en leyes como la del divorcio o las autonomías, arremetía contra la política económica de Paco Ordóñez y denunciaba “el consenso” como un sometimiento al socialismo por parte de una “derecha acomplejada”.

Hoy por hoy Vox divide el voto de la derecha y da a Pedro Sánchez una ventaja competitiva importante

De manera recurrente, una parte de la derecha sociológica, mediática, económica y política cree que la derecha oficial sabe a poco y quiere más. Pero hacer política es como jugar a las siete y media. Pasarse es perder.

Hoy por hoy Vox divide el voto de la derecha y da a Pedro Sánchez una ventaja competitiva importante. Aznar en el año 2000 y Rajoy en 2011 obtuvieron sendas mayorías absolutas con el 44’52% y el 44’63% de los votos respectivamente.

En 2016 Rajoy y Rivera, entre ambos, pero divididos, sumaron más, el 46’07% de los votos, pero no llegaron. Rajoy necesitó la abstención del PSOE para ser investido en una legislatura en la que acabó perdiendo la Moncloa por la moción de censura de Sánchez.

Y en 2019, Casado, Abascal y Rivera reunieron entre los tres el 43’10% de los votos, prácticamente los resultados de Aznar en 2000, pero se quedaron a 25 escaños de la mayoría.

Hay un escenario peor al de la división. El “sorpasso”

En este sentido, el diagnóstico más aséptico y certero de la legislatura es el de Teodoro García Egea, secretario general del PP: “mientras exista Vox, Pedro Sánchez tiene asegurada la Moncloa”

Hay un escenario peor al de la división. El “sorpasso”.

Alianza Popular logró destruir UCD y tardó catorce años en darse cuenta de que desde la pureza ideológica no llegaba a la mayoría, de que necesitaba apartar a sus dirigentes históricos, hacer un “giro al centro” y convencer a la ciudadanía de que ese giro no era cosmético sino real.

Todavía puedo escuchar a Alfonso Guerra diciendo: “Si vendrán de lejos, que llevan años girando al centro y todavía no han llegado.”

Si Abascal desplaza a Casado, ¿cuántos años de oposición necesitará Vox hasta prescindir de los Abascal, Ortega Smith, Rocío Monasterio, Olona y compañía? ¿Cuánto tiempo necesitará para girar al centro y ser una “derechita cobarde” homologable con la UCD de Suárez o el PP centrado de las últimas décadas?

Hoy el PP no ha existido. Ni en el Congreso, ni en Twitter, ni en radio ni en televisión

No sé si en la sesión de mañana Pablo Casado remontará. Hoy el PP no ha existido. Ni en el Congreso, ni en Twitter, ni en radio ni en televisión. Y si el liderazgo de la derecha es de Abascal, es que no hay alternativa para un cambio de gobierno.

Carlos M. Florit Canals
www.florit-abogados.com

Haz clic para seguir leyendo
Publicidad
Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

son tendencia