Connect with us

ACTUALIDAD

Pablo Casado, a punto de entregar el Poder Judicial

Como era de prever: Ningún acuerdo en la reunión entre Pedro Sánchez y Pablo Casado

El líder del PP anda desbordado. Los lunes, miércoles y viernes compite con Vox en un espacio muy a la derecha; los martes, jueves y sábados, gira al centro. Los domingos igual medita, pero no se le nota

Primera reflexión: Es difícil tratar de comprender qué está haciendo Pablo Casado y dudo mucho que los votantes del PP lo entiendan.

Esta vez no se trata del típico cambio de cromos entre partidos que se reparten el Poder Judicial. Por primera vez hay un proyecto político que pretende poner punto final al sistema constitucional de 1978 y este proyecto político se sienta en el Consejo de Ministros.

Es más, sin los votos de ese proyecto (Podemos, Esquerra, Bildu, Más País, Bloque, confluencias, Compromís y, a ratos, PNV) el Presidente no puede seguir gobernando. Por tanto, es un proyecto político con una capacidad de influencia superior a su propio porcentaje agregado de votos y escaños.

En este escenario, Pablo Casado anda desbordado. Los lunes, miércoles y viernes compite con Vox en un espacio muy a la derecha; los martes, jueves y sábados, gira al centro. Los domingos igual medita, pero no se le nota.

Así las cosas, esta semana Pablo Casado ha pactado con PSOE, Podemos y PNV ser minoría en el Consejo de Administración de Radio Televisión Española. Lo ha pactado y votado. Alea jacta est. Y tenía pactado con el PSOE entregar el Poder Judicial a la izquierda, cediendo un puesto, además, al PNV, y todo eso con la sola condición de que la cuota de Podemos la negociara el PSOE para no tener que sentarse directamente con Pablo Iglesias. Más o menos como cuando Ciudadanos se negaba a reunirse con Vox y delegaba en el PP.

Al final, uno de los diez nombres de la izquierda era José Ricardo de Prada, el Juez que sentenció a Mariano Rajoy como ponente del caso Gürtel, una humillación excesiva para el PP. No faltan quienes piensan que Pablo Iglesias no quiere ceder 9 puestos al PP, sino que prefiere pasar a elegir a todos los miembros del CGPJ por mayoría simple (algo que ya ha rechazado la Unión Europea) para arrasar en la elección del nuevo CGPJ. Para ello se habría obstinado en hacerle imposible el pacto a Casado con el nombre de José Ricardo de Prada.

Pablo Casado huele cada vez más a Hernández Mancha

Pero lo que ha entendido perfectamente el votante popular es que Pablo Casado ha estado en un tris de entregar a la izquierda, a la izquierda de hoy, el Poder Judicial. Pablo Casado huele cada vez más a Hernández Mancha.

Segunda reflexión: Pablo Casado ha estado a punto de entregar el Poder Judicial a la izquierda porque tiene el Poder Judicial.

Esto es un problema estructural serio de nuestro sistema democrático. Y no es fácil de resolver, en absoluto.

Tener el control del CGPJ no garantiza ganar las sentencias donde te la juegas. Pero da ventaja. El Juez que quiera ascender ya sabe que, si acepta trabajar para los intereses de un partido, promocionará cuando su partido controle el CGPJ y, por el contrario, sabe que, si es independiente, no promocionará nunca.

Fue Felipe González quien cambió el sistema de elección del CGPJ, aprobando una enmienda que oportunamente le presentó Euskadiko Ezquerra. Hasta 1985, 12 de los 20 miembros eran elegidos por los propios jueces y solo 8 por el Congreso y el Senado. Desde entonces, todos los miembros son elegidos por los partidos.

El problema es que llevamos décadas en las que la Asociación Profesional de la Magistratura funciona como “el PP en la judicatura”, del mismo modo que Jueces para la Democracia lleva años siendo el “PSOE judicial”

El problema es que llevamos décadas en las que la Asociación Profesional de la Magistratura funciona como “el PP en la judicatura”, del mismo modo que Jueces para la Democracia lleva años siendo el “PSOE judicial”. Que sean los jueces los que voten a esas asociaciones no es garantía de que se forje un Poder Judicial realmente independiente.

Quizás habría que hacer los cambios constitucionales y/o legales precisos para llegar a suprimir las asociaciones de jueces, del mismo modo que en el ejército están prohibidas las asociaciones de militares.

Todavía recuerdo el nombramiento de Eligio Hernández como Fiscal General del Estado. La APM impugnó el nombramiento ante el Tribunal Supremo… donde la mayoría de los magistrados pertenecía, precisamente, a la AMP. Puedo compartir la decisión de fondo, pero la mujer del César, además de ser honrada, ha de parecerlo.

Al final hay un problema de fondo y es que la independencia y rectitud de criterio no se pueden garantizar por Decreto. En el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, tres jueces propuestos por Donald Trump han votado contra los recursos del Donald Trump sobre el presunto fraude electoral.

En España no me imagino que tres magistrados afiliados a una asociación conservadora se enfrentaran a los intereses del PP o que tres magistrados afiliados a una asociación progresista se apartaran de los intereses del PSOE. Llevan demasiados años siendo correa de transmisión.

Con estos bueyes tenemos que arar.

Y sí, como colofón, me preocupa que el próximo intento de toma de control del CGPJ por Pedro Sánchez y Podemos caiga en martes o jueves y Pablo Casado lo entregue definitivamente.

Carlos M. Florit Canals
www.florit-abogados.com

Haz clic para seguir leyendo
Publicidad
Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad