Naufragio sincronizado
OPINIÓN

Naufragio sincronizado

España y la Unión Europea están a punto de reconocer formalmente al Presidente Juan Guaidó después de marear la perdiz durante una semana. Es triste que el apoyo final del Mundo a la democracia en Venezuela dependa de la firmeza de EE.UU. o del papel de Rusia (¿Venezuela a cambio de Crimea?)

Como si de natación se tratara, el chavismo venezolano y Podemos están protagonizando un espectáculo de naufragio sincronizado. Algunos dirán que son cosas del karma.

España y la Unión Europea están a punto de reconocer formalmente al Presidente Juan Guaidó después de marear la perdiz durante una semana. Es triste que el apoyo final del Mundo a la democracia en Venezuela dependa de la firmeza de EE.UU. o del papel de Rusia (¿Venezuela a cambio de Crimea?) y que la Unión Europea haya decidido pintar tan poco. Especialmente triste que España no haya liderado la protección de la democracia en un país hispano. Si Francia tuviera un continente hablando francés…

Podemos, por su parte y para vergüenza suya, contempla el espectáculo venezolano con la desolación de su propio desguace en un ya esperpéntico “sálvese quien pueda”

Alberto Garzón, militante del PCE, Coordinador General de Izquierda Unida y diputado de Unidos Podemos pidió expresamente en Twitter al ejército bolivariano que reprimiera a la oposición democrática. Ya sabemos cómo reprime el ejército a las órdenes de Diosdado Cabello.

Amnistía Internacional, que no es sospechosa de ser de derechas, para entendernos, habla de violaciones sistemáticas de derechos humanos, desaparecidos, presos políticos y de conciencia, torturas, desde palizas hasta violencia sexual, redadas ilegales en barrios y distritos en los que ha habido manifestaciones de la oposición democrática, detenciones y reclusiones arbitrarias…

Amnistía Internacional, que no es sospechosa de ser de derechas, para entendernos, habla de violaciones sistemáticas de derechos humanos, desaparecidos, presos políticos y de conciencia, torturas, desde palizas hasta violencia sexual, redadas ilegales en barrios y distritos en los que ha habido manifestaciones de la oposición democrática, detenciones y reclusiones arbitrarias…

Gracias por la sinceridad, Alberto. El comunismo solo se puede construir y mantener derramando la sangre de los disidentes, esto es, de todos los que no se sometan disciplinadamente a la dictadura y a la ruina.

Pablo Iglesias, el todavía líder de Podemos (Pudimos, Puedo, Pude) calificó inicialmente de “golpe de Estado” que la Asamblea Nacional nombrara Presidente a Juan Guaidó. La Asamblea Nacional fue elegida en las últimas elecciones en las que pudieron competir el chavismo y la oposición, con una victoria de ésta con más de dos tercios de los escaños. Ni la compra de votos con cartillas de razonamiento en un país que pasa hambre de forma generalizada pudo evitar el grito abrumador del pueblo venezolano. Maduro disolvió ilegalmente la Asamblea que ahora ha proclamado Presidente a Juan Guaidó.

Pablo Iglesias, el todavía líder de Podemos (Pudimos, Puedo, Pude) calificó inicialmente de “golpe de Estado” que la Asamblea Nacional nombrara Presidente a Juan Guaidó

Desde hace varios días Pablo permanece callado porque tiene cosas más urgentes que hacer, como intentar taponar las múltiples vías de agua abiertas en Podemos. Tras la traición- dimisión de Ramón Espinar, su hasta ahora perruno apparatchik en Madrid, a Pablo Iglesias ya solo le falta que Irene Montero le pida el divorcio y se quede con Galapagar.

El tercero en discordia, Iñigo Errejón, se ha dedicado la última semana a borrar cientos de tuits de apoyo a Hugo Chávez y al régimen chavista. Como si no hubiera suficientes capturas de pantalla y videos de YouTube. Por ejemplo, con el muchacho afirmando, con todo el cinismo del mundo, que si en los supermercados de Caracas había colas interminables, eso era debido a que la economía venezolana funcionaba tan bien que los venezolanos tenían mucho dinero para consumir (sic)

A Íñigo Errejón le apoya La Sexta, así que es probable que sea él quien se quede con los despojos de Podemos. Del chico se puede esperar todo, que sea fiel al disimulo, crezca y al llegar a madurito, sea todo lo bolivariano que la Unión Europea le permita (a Tsipras no le ha dejado demasiado) o que, por el contrario, puestos a disimular, disimule ante los suyos y acabe, qué sé yo, de Secretario General de la OTAN, por poner un ejemplo.

Sí, Íñigo Errejón ha empezado a borrar todos sus tuits de apoyo al régimen chavista. Pero hay dos cosas que no ha hecho y estoy seguro que no hará: La primera, pedir perdón a los venezolanos, porque él y sus ahora enemigos compañeros de Podemos han asesorado, incluso con despacho en Miraflores, a los gobiernos chavistas. La segunda, explicar públicamente a los españoles qué rectifica de sus ideas y propuestas que se han implementado en Venezuela con resultados desastrosos para la convivencia, la vida y la hacienda de los venezolanos.

El chavismo se acaba como Podemos. Se hunden al unísono. Pero el comunismo seguirá siendo una amenaza para la humanidad. Antes mataron y fracasaron la Unión Soviética, la China de Mao, los jemeres rojos camboyanos, el muro de Berlín construido por la DDR, Ceaucescu, los tanques en Praga o Budapest, Jaruzelski en Polonia o el Frente Popular en España. Siguen matando y fracasando en Caracas, en La Habana o en Corea del Norte. Y seguirán.

No hay mentira más veces desmentida en la historia ni crimen más veces rehabilitado y probado de nuevo.

Carlos M. Florit Canals
www.florit-abogados.com

4 febrero, 2019

Deja un comentario