Connect with us

SOCIEDAD

En memoria de Jaime Massot

En memoria de Jaime Massot

Llegó a ser uno de los profesionales más expertos en Urbanismo que he conocido, si no el que más

Jaime Massot y yo, estudiábamos en el Colegio de Montesión; él en unos cursos superiores al mío, por lo que, como solía ocurrir, yo me fijaba más en él que él en mí.

Con el tiempo, me reconoció que también me había visto porque, en aquellos lejanos años, yo era pelirrojo, estigma infantil que superé, cuando fui capaz de convertir mi “defecto” en virtud.

Volvimos a coincidir cuando recién terminada su carrera de aparejador, fue a solicitar una pequeña financiación que el banco en el que yo trabajaba, concedía por el mero hecho de ser titulado universitario. Le llamaban “línea de préstamo para post graduados”. Ni avales, ni hipotecas, ni fondos de inversiones. Bastó con su título recién obtenido.

Cuando tiempo después tuve ocasión de conocer al amigo Jaime, me confesó que aquella ayuda financiera le sirvió para pagarse un viaje a París, a ver a la que posteriormente fue su esposa.

El destino hizo que nuestra posterior amistad, tuviese sus raíces en ese viaje a París. Ahora le recuerdo, porque ha emprendido otro viaje al que nadie le puede acompañar.

No voy a hablar de la notoriedad pública de Jaime.

Como amigo he seguido su vida convulsa y, con multitud de sobresaltos.

Pero siempre fue un luchador.

Luchó cuando fue cesado mucho tiempo atrás, por el entonces conflictivo Consistorio del Ajuntament d’Andratx. Los Tribunales le restituyeron su plaza de funcionario por oposición y le reconocieron el derecho a cobrar todos los emolumentos que se le adeudaban.

…creo que ahora debo dedicarle públicamente estas palabras, para que le acompañen en su último viaje

Profundizó en el estudio de las múltiples Normas Urbanísticas que históricamente ha dictado primero el Gobierno central y luego la Comunitat Autònoma, llegando a ser uno de los profesionales más expertos en Urbanismo que he conocido, si no el que más.

Fue un enamorado del Urbanismo.

Durante comidas y sobremesas de horas, me explicaba sus argumentos y razonamientos sobre las distintas Leyes, Planes Generales, Leyes de Espacios Naturales y un largo etc. de normas. Siempre profundizando en ellas.

Pero ese entusiasmo por el Urbanismo, no le impedía poner de manifiesto el exquisito placer que le proporcionaba una buena comida, un buen vino y una copa de Calvados para finalizar. Llegaba al éxtasis cuando me explicaba, con todo lujo de detalles y sin guardarse ningún secreto, qué comida era la última que había preparado.

Pero, por encima de todo, desde mi punto de vista, fue un amigo. Tanto en los momentos difíciles como en los menos conflictivos, permaneció fiel a la amistad.

Comimos, cenamos, viajamos juntos, solos o con las esposas y amigos. Tuve contactos profesionales con él. Jamás me solucionó un tema urbanístico, pero siempre me indicó el camino que debía seguir. Mira esta norma, analiza esta Ley…

Sé que estas palabras levantarán comentarios, posiblemente críticas y hasta algún enfado.

Pero, si mantuvimos la amistad durante la época más tumultuosa que vivió, creo que ahora debo dedicarle públicamente estas palabras al amigo Jaime Massot, para que le acompañen en su último viaje.

Por fin descansarás en Paz.

Antonio Salvá
Abogado

Haz clic para seguir leyendo
Publicidad
Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *