Connect with us

SOCIEDAD

El mejor James Bond de la historia cumple 89 años

Sean Connery

Sean Connery, que permanece retirado de los platós desde 2003, interpretó al agente 007 en siete ocasiones, entre 1962 y 1983

Con 89 años a cuestas, cumplidos el pasado domingo 25 de agosto, el actor escocés Sean Connery, considerado por la mayor parte de críticos y aficionados al cine como el mejor James Bond de la historia, es una de las grandes leyendas vivas de la historia del séptimo arte, con un Oscar, dos premios BAFTA y tres globos de oro en su bagaje particular.

Connery formalizó su debut en la gran pantalla interviniendo, en un papel casi de figurante que ni siquiera le valió para que su nombre apareciera en los créditos, en una producción dirigida el año 1954 por el realizador londinense Herbert Wilcox y protagonizada, nada menos, que por uno de los grandes galanes de la época, Errol Flynn. 

Este modestísimo inicio dio paso a casi 60 años de exitosa carrera cinematográfica a lo largo de la cual Sean Connery se ha metido en la piel del padre de Harrison Ford en ‘Indiana Jones y la última cruzada’; de Jim Malone, el agente incorruptible que formaba parte de los ‘intocables’ de Eliott Ness en la producción dirigida por Brian de Palma; del sagaz clérigo e investigador William von Baskerville en ‘El nombre de la rosa’; del atribulado marido de Tippi Hedren en ‘Marnie, la ladrona’; o del irascible coronel Arbuthnot, uno de los sospechosos que Agatha Christie situó a bordo del Orient Express.

El actor escocés encarnó por primera vez a Bond en la película ‘Agente 007 contra Dr No’, a la que siguieron ‘Desde Rusia con amor’ y ‘James Bond contra Goldfinger’

Sin embargo, fue el agente con licencia para matar quien le granjeó fama y popularidad. Connery interpretó al primer James Bond cinematográfico en la saga creada por Ian Fleming, y se puso en la piel del compulsivo bebedor de Martinis hasta en siete ocasiones: ‘Agente 007 contra Dr No’ (1962); ‘Desde Rusia con amor’ (1963); ‘James Bond contra Goldfinger (1964); ‘Operación Trueno’ (1965); ‘Solo se vive dos veces’ (1967); ‘Diamantes para la eternidad’ (1971); y ‘Nunca digas nunca jamás’ (1983), cuyo título constituye todo un sarcasmo contra Connery, quien años antes había asegurado, por activa y por pasiva, que de ninguna de las maneras volvería a aceptar el papel de 007.

El actor escocés permanece alejado de la actividad cinematográfica desde 2003, cuando intervino en la superproducción ‘La Liga de los hombres extraordinarios’, a las órdenes del británico Stephen Norrington. Las continuas discrepancias que mantuvo con el director durante todo el rodaje y el descomunal fracaso de la película en los circuitos comerciales hicieron que Connery decidiera que le había llegado la hora de hacer mutis por el foro. Durante estos 16 años de retiro dorado en Las Bahamas, no le han faltado las ofertas para retomar su carrera en el cine, pero todos los esfuerzos han sido inútiles. Sean Connery lo tiene muy claro: quiere vivir apartado de la gran pantalla y de todo cuanto le rodea, y disfrutar de su tiempo junto a su esposa desde hace cuatro décadas, Micheline Roquebrune.

Haz clic para seguir leyendo
Publicidad
Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *