La vida te da sorpresas
OPINIÓN

La vida te da sorpresas

Sorpresas te da la vida ¡Ay Dios!… Suena la canción salsera de Ruben Blades y a mí me parece un retrato de la realidad hoy. Si alguien, hace un mes solamente, nos hubiese predicho que la situación ahora sería la que es, lo habríamos tachado de profeta de pacotilla y de visionario trastornado. El PP se las prometía felices, tenía atados los Presupuestos Generales del Estado – con el apoyo siempre interesado del PNV- y se disponía a agotar la legislatura con un par de reformas del Código Penal para atender al “clamor social” y recabar votos de quienes defienden y se dejan embaucar por el “Derecho Penal del enemigo” conforme a la feliz acuñación de Günter Jakobs. Rajoy se sentía caballo ganador y amenazaba con presentarse a la reelección, hagan memoria, para seguir sirviendo a España y a su partido y… a sí mismo.

Un buen día, de manera silenciosa y administrativamente impecable se dicta sentencia en una pieza de la Gürtel, ese nombre alemán que señalaba al líder de la banda aunque el liderazgo no hubiese podido perfeccionarse sin la activa y eficaz colaboración de otros líderes con otros nombres.

Se pública la sentencia y se arma la mundial. En el PP tocan a rebato y presidente, ministros, portavoces, diputados de todos los calibres y pelotas aspirantes a cualquier carguillo orgánico o en la administración más remota e inservible, se tiran al cuello como un solo hombre: La sentencia no condena al gobierno, no condena al PP y no condena a ningún militante, creo que oigo decir a Rajoy mientras ronco al telediario. Ese es uno de los momentos que los ancianos dedicamos al relax y a soñar con las huríes del paraíso islámico. Rajoy es un genio. Efectivamente no hay ningún militante condenado porque todos han sido largados del partido aunque cuando llevaron a cabo las choricerías por las que los han condenado eran miembros del partido y ocupaban cargos de relumbrón en los que y a través de los que desarrollaban su actividad delictiva. Catalá se suma a las proclamas de su jefe y se empeña en que comulguemos con ruedas de molino: No hay ninguna condena a dirigentes del PP ni al partido. Vale. Admitamos pulpo como animal de compañía.

Cospedal: "Rajoy no dimitirá"No hay caja B – oigo también entre sueños a la Sra. Cospedal- y no la hay aunque lo diga un juez, proclama solemnemente. ¿Dónde ha quedado aquello de …”no comentamos las resoluciones judiciales y las respetamos”? La vida te da sorpresas

No hay caja B – oigo también entre sueños a la Sra. Cospedal- y no la hay aunque lo diga un juez, proclama solemnemente. ¿Dónde ha quedado aquello de …”no comentamos las resoluciones judiciales y las respetamos”? La vida te da sorpresas.

Rajoy sale a la desesperada. No hay ningún problema. Están recién aprobados los Presupuestos. Esto es una tormenta pasajera – un casillo de Majadahonda y Pozuelo no puede poner contra las cuerdas a un gobierno potentísimo- aunque hay más piezas gürteles pendientes. Cumpliré el mandato de los españoles – dice Rajoy sacando pecho- es mi intención. Y le secundan todos los palmeros desde Maroto hasta Hernando echando mano de los miedos a la recesión económica, del miedo a perder el prestigio internacional y hasta de la banda terrorista vasca que siempre es un remedio socorrido para acojonar a los ignorantes, que está felizmente disuelta y que no pega un tiro hace lustros.

Así estaba la cosa cuando un señor, ninguneado hasta la saciedad incluso por los propios, Pedro Sánchez, registra una moción de censura y comienza la guerra de nervios. Votarán los Podemitas que dicen que sí desde el minuto cero. Los demás no acaban de estar decididos del todo. Salvo Ciudadanos, claro está, la derecha más derecha desde Primo de Rivera no puede ir contra sí misma a pesar de tantas escenificaciones de desencuentros más falsos que los besos de Judas.

Saca de nuevo el gobierno toda su artillería: Vais a entregar España a los separatistas. Sánchez recaba el apoyo de los amigos de los etarras. Esto – la moción en caso de prosperar- dará un gobierno Frankenstein que será una ruina para el país, se irá a hacer puñetas la recuperación económica, se destruirá España, vendrán sobre nosotros las siete plagas de Egipto y hasta es posible que Torrebruno y Bigote Arrocet vuelvan a tener programa en la primera cadena de la mejor televisión española.

La vida te da sorpresasNo me gusta hacer leña del árbol caído. No diré ni una mala palabra de Rajoy ni de Zoido aunque me congratulo de que ya sean historia. No hará falta que pasen muchos días para que veamos la guerra sin cuartel desatada por obtener el sillón sucesorio

La moción de censura fue aprobada a la primera y por mayoría absoluta. Todos los partidos – salvo Ciudadanos y algún adlater marginal que es lo mismo de lo mismo- apoyaron la salida del Gobierno de quien tantas cosas sabe de la corrupción en este país en los últimos veinte o veinticinco años.

No me gusta hacer leña del árbol caído. No diré ni una mala palabra de Rajoy ni de Zoido aunque me congratulo de que ya sean historia. No hará falta que pasen muchos días para que veamos la guerra sin cuartel desatada por obtener el sillón sucesorio. Los llantos de despedida se confirmarán lágrimas de cocodrilo y las distintas facciones – es la miseria de la política y de las relaciones humanas en general- se dispondrán a la conflagración más inmisericorde. Cospedal, Soraya, Feijóo – el que iba en el barco con el contrabandista Marcial Dorado, maldita hemeroteca-, se van a enzarzar en la madre de todas las batallas. Estaremos atentos porque si algo tenemos los jubilados parásitos es tiempo para mirar mientras nos llega la Parca.

Sánchez ha obtenido un triunfo fulgurante. Ha montado en unos días un gobierno potente, con un componente femenino brillante, intelectual y con la cabeza muy bien amueblada. Si liquidan la ley mordaza, las precariedades, las listas kilométricas de espera, las pensiones de miseria –todas deben subir conforme al IPC- y las corrupciones que han florecido como hongos en otoño, tendremos gobierno para mucho tiempo y yo me alegraré si es que el esqueleto de la túnica negra y la guadaña no me ha rebanado ya el pescuezo.

PD.-

_maxim_c81a7d78Un servidor se inventó las cenas literarias del Maestral hace ya algunos años. Hace un par de meses acudió a ellas como invitado Máxim Huerta – flamante ministro de Cultura- con su novela “Firmamento”. Va a haber hostias como panes por venir a esas cenas. De ellas salen hasta ministros.

8 junio, 2018

Deja un comentario