Connect with us

ACTUALIDAD

La travesía de ‘Atrevido’, el velero mallorquín que viajó de Sudamérica a Gales con 950 kilos de cocaína

embarcación Gales con droga

Una operación conjunta de las policías británica y española frusta uno de los grandes golpes del narcotráfico internacional

Agentes de la Policía Nacional han colaborado con la NCA británica para la aprehensión de 950 kilogramos de cocaína en las costas de Gales, localizados a bordo de un velero que zarpó de Alcúdia el pasado mes de abril con una misión muy específica: acometer una de las mayores operaciones internacionales de compra y venta de sustancias estupefacientes.

El operativo llevado a cabo conjuntamente con las autoridades de Reino Unido  se saldó con la detención de los presuntos autores: cinco hombres de entre 22 y 53 años de edad y una mujer de 30 años, todos ellos de origen galés.

La investigación se inició tras detectarse por parte de la NCA (National Crime Agency) que varios integrantes de una organización criminal asentada en Reino Unido, empleando embarcaciones deportivas tipo velero, venían desarrollando de manera habitual una ingente actividad consistente en el transporte regular desde Sudamérica a Europa de grandes cantidades de cocaína.

Desde Alcúdia el barco partió a Ayamonte, en Huelva, y, posteriormente a Tenerife antes de poner rumbo a Surinam

Las pesquisas permitieron a los agente determinar que los sospechosos se habrían desplazado a Mallorca  al objeto de acordar los términos finales de una nueva operación de narcotráfico. Por este motivo, la Policía Nacional decidió abrir una investigación encabezada por el Grupo 50 de la Brigada Central de Estupefacientes y el Grupo I de Estupefacientes de la Jefatura Superior de Balears, siempre de común acuerdo con las fuerzas policiales británicas.

Gracias a los datos facilitados por la NCA, los policías españoles supieron que desde el pasado mes de enero varios integrantes de la organización delictiva se habían desplazado frecuentemente a Mallorca, supuestamente para organizar los preparativos de una operación de narcotráfico a gran escala.

Los datos recabados por el CNP confirmaron plenamente la información proporcionada desde Reino Unido. Y no solo eso, sino que los indicios permitieron llegar a la convicción de que los preparativos se hallaban muy avanzados, y que, entre otras cuestiones, la banda había adquirido en Mallorca una embarcación para que sirviera de medio de transporte de los estupefacientes.

En concreto, la organización había comprado un velero llamado ‘Atrevido’, que en esas fechas se encontraba amarrado en el puerto deportivo Marina de Bonaire, en Alcúdia. Las investigaciones realizadas permitían suponer que los miembros de la banda habían previsto desplazarse a Sudamérica a bordo del velero y esconder en el mismo las sustancias estupefacientes.

El barco zarpó de Alcúdia el pasado mes de abril y se dirigió al puerto de Ayamonte, en Huelva, donde los investigadores consiguieron identificar a otros tres miembros de la organización, los cuales se habían desplazado en caravana desde Reino Unido a España.

Posteriormente, el velero puso rumbo a Tenerife, donde llegó el 20 de junio, y se pudo comprobar que los tripulantes habían borrado del casco la matrícula de la embarcación con la clara intención de eliminar cualquier tipo de señal identificativa y dificultar su localización por parte de las fuerzas de seguridad.

Tres días después, el barco partió de Tenerife en dirección a Surinam, donde llegó  el 31 de julio. Una vez en su destino, los tripulantes del velero adquirido en Mallorca  contactaron con el grupo proveedor de las sustancias que debían transportar y, seguidamente, pusieron rumbo a las costas del norte de Gales.

Los seis detenidos, entre los que se encuentra una mujer, son de origen galés 

Fue precisamente en este punto donde, en la mañana del 27 de agosto, el velero  fue interceptado por los guardacostas británicos, siguiendo las instrucciones de la NCA y la Policía Nacional española. En el interior de la embarcación se encontraron 950 kilos de cocaina, procediéndose a la detención de los dos tripulantes.

Otros cuatro miembros de la organización, que conformaban la infraestructura de apoyo en el punto de destino de los estupefacientes, fueron arrestados en tierra cuando se encontraban a la espera de recibir la mercancía. Dado que la droga se encontraba oculta en el casco y en diferentes habitáculos del velero, los agentes tuvieron que invertir tres días para localizar los 950 kilos de cocaína finalmente incautados.

Haz clic para seguir leyendo
Publicidad
Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *