Connect with us

ACTUALIDAD

La Sentencia

La Sentencia

El Supremo dice que el riesgo de secesión “no fue real” sino “una mera ensoñación”

Ya tenemos oficialmente la Sentencia y creo que hoy no toca un análisis político sino, por una vez, una entrada meramente jurídica.

Sentencia filtrada

Ya estamos acostumbrados, pero no deja de ser un escándalo mayúsculo. Al menos uno o una de los siete Magistrados del Tribunal Supremo es un filtrador que no ha respetado el secreto de las deliberaciones. Impresentable.

Sentencia unánime

De los siete Magistrados que formaban la Sala dos pertenecen o son próximos a la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura, dos a Jueces para la Democracia, dos a la centrista Francisco de Vitoria y uno sería no adscrito. Las filtraciones apuntan a que había mayoría para condenar por rebelión, pero la mayoría ha preferido ceder para lograr unanimidad entre Magistrados de muy diferente extracción.

Sentencia que mira a Estrasburgo

El TEDH no puede juzgar qué dice la ley penal española sino, exclusivamente, si se ha respetado el derecho a juicio justo, con derecho de defensa y Juez predeterminado por la ley. A lo que dedica más líneas y más exhaustiva argumentación la sentencia es a blindar la corrección procesal de la instrucción y del juicio.

Sentencia sin precedentes

Afortunadamente apenas tenemos jurisprudencia de los delitos objeto de la sentencia. Cuando el 23-F, las defensas alegaron que no podía ser rebelión porque no había habido muertos. Los tribunales sentenciaron, entonces, que no es preciso que haya muertos para que haya delito de rebelión.

Esta sentencia también ha tenido que afrontar debates que se han planteado por primera vez y lo ha tenido que hacer creando necesariamente jurisprudencia.

Sentencia absolutoria por rebelión

Los acusados han sido absueltos del delito de rebelión que, básicamente, consiste en un alzamiento violento con la finalidad de suprimir ilegalmente el sistema democrático, el Parlamento, la Corona, la Constitución o de romper la unidad de España.

La sentencia considera que hubo violencia pero que ésta no era idónea para lograr la secesión sino solamente para crear un clima que hiciera más viable una ulterior negociación. El Supremo dice que el riesgo de secesión “no fue real” sino “una mera ensoñación” o “artificio engañoso creado para movilizar a unos ciudadanos que creyeron estar asistiendo al acto histórico de fundación de la república catalana” cuando, en realidad “habían sido llamados como parte tácticamente esencial de la verdadera finalidad de los autores”

Esta es la primera clave de la sentencia: Para los Magistrados hubo violencia, pero consideran que no estaba realmente encaminada a lograr la independencia sino que fue parte de una estrategia de negociación política de los independentistas.

Sentencia condenatoria por sedición

La sedición no es un delito contra el orden constitucional sino contra el orden público y consiste en un alzamiento tumultuario que pretende impedir por la fuerza la aplicación de las leyes o el ejercicio de la legítima autoridad.

Creo que el Supremo tenía complicado condenar por sedición si absolvía de rebelión alegando falta de violencia porque ello hubiera significado que en España caben “sediciones pacíficas”. Al afirmar que hubo violencia pero no integrada en el tipo de la rebelión, el Supremo cuadra la absolución en la rebelión con la condena por sedición.

No deja de ser probable que esta construcción argumental sea más fruto del consenso que del razonamiento espontáneo de los Magistrados.

Sentencia condenatoria por malversación de caudales públicos

Ahí han sido condenados los que gestionaban presupuesto y desviaron fondos al “Procés” y han salido absueltos los que no manejaban fondos públicos y aquellos que, aun gestionando dinero público, no se ha probado que en su Conselleria hubieran financiado el referéndum del 1-0

Todos los miembros del Govern habían suscrito un documento en el que asumían solidariamente la financiación del referéndum, pero el Supremo ha considerado que el delito lo han consumado, exclusivamente, el conseller que ha dispuesto efectivamente de partidas presupuestarias.

Santi Vila, Carles Mundó y Meritxell Borrás, sin pena de cárcel

Si el 20 de septiembre y el 1 de octubre se consumó un delito de sedición perpetrado por las autoridades, en ambas fechas Santi Vila, Carles Mundó y Meritxell Borrás eran Consellers. ¿Por qué ellos se libran de la condena por sedición?

En una primera lectura de las casi quinientas páginas de la sentencia no he encontrado respuesta. En los hechos probados se establece, por ejemplo, que los condenados expresaron en los medios su apoyo al referéndum, animando a la participación. Sin embargo, recuerdo perfectamente un video de Santi Vila en el mismo sentido.

Reconozco que éste es un tema que no me gusta: Da la casualidad de que los únicos que se libran de la condena por sedición, la más grave de las impuestas, son los que se han retirado de la vida política.

Los alzados no han sido juzgados

Si sedición es un alzamiento tumultuario, en el presente caso se ha condenado a todos excepto a los alzados.

Cuando el 23-F, se estableció un corte: De teniente para arriba, rebelión; de teniente para abajo, absolución por “obediencia debida”. Esta vez se ha condenado a los organizadores pero no a los organizados que protagonizaron los alzamientos tumultuarios que la sentencia ha considerado probados.

¿Se cumplirá la sentencia?

Formalmente sí, obviamente.

Pero en cuestión de meses los Jordis podrán pedir el tercer grado, en cuyo caso solo tendrán que acudir a la cárcel a dormir. Los demás deberán esperar todavía año y medio / dos años.

Desde ya mismo, todos podrán solicitar la solución Urdangarín (hacer voluntariado de día fuera de la cárcel)

La sentencia no ha atendido la petición de la fiscalía de prohibir la concesión del tercer grado al menos hasta el cumplimiento de la mitad de la pena y hay que tener en cuenta que los condenados cumplirán en prisiones catalanas dependientes de la Generalitat. La política penitenciaria es competencia de una Consellera de Esquerra. Es cierto que sus decisiones son susceptibles de recurso, pero es imposible que los condenados no tengan en mente el precedente de Oriol Pujol.

Primeras conclusiones personales

No era una sentencia fácil y será una sentencia con muchos detractores, unos por defecto y otros por exceso.

Destacaría en positivo el exhaustivo empeño de los Magistrados en defender la legalidad de la instrucción y del juicio, pensando en Estrasburgo. No sé qué hará el TEDH pero si tumba la sentencia por temas procesales no será por falta de argumentación de los Magistrados.

No me convence, por el contrario, la línea argumental para pasar de rebelión a sedición. Si hubo violencia, la hubo en un “procés” para romper España y cargarse a lo bruto la Constitución de todo. Si hubo violencia, fue rebelión. Es mi modesta opinión.

Carlos M. Florit Canals

www.florit-abogados.com

Haz clic para seguir leyendo
Publicidad
Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *