El “Gobierno bonito” hace aguas y se ahoga en su podredumbre
OPINIÓN

El “Gobierno bonito” hace aguas y se ahoga en su podredumbre

Parece mentira que a mi edad escribiera una entrada titulada: “Pedro Sánchez sorprende con un gobierno de lujo”. ¡De lujo!, manda puntos suspensivos… He vuelto a releer mi entrada del mes de junio con la esperanza de haber puesto alguna coletilla a la que acogerme si Pedro Sánchez hacía de ZPedro, pero no. Incluso acababa diciendo: “En todo caso, desde posiciones ideológicas no socialistas, digo que lo cortés no quita lo valiente y que Pedro Sánchez ha pasado con nota la formación de su gobierno.”

Dios me conserve la vista.

El gobierno socialista hace aguas por todas partes. Para empezar, con Nadia Calviño, a la que algún medio ya llama “Nada” Calviño. Venía con un curriculum muy respetable y su única decisión ha sido dejar que Pedro Sánchez sea el auténtico Ministro de Economía. Si el PP no controlara el Senado y la Mesa del Congreso, los pactos Frankenstein ya habrían disparado la prima de riesgo. De momento, la impotencia del gobierno para imponerse al Senado permite un cierto control de daños, eso sí, se está reduciendo la inversión y la economía se desacelera.

Lo de Màxim Huerta fue un favor que el destino le hizo a Sánchez. La caída de Carmen Montón, una ministra del montón, tuvo la importancia de evidenciar la hipocresía y el doble discurso de nuestra izquierda gobernante. La tesis de Pedro Sánchez nos ha confirmado que el Presidente pudo perfectamente diseñar el logo de Podemos: No sabe hacer una “o” con un canuto y menos escribir una tesis.

Lo de Pedro Duque me duele. Por un tío que teníamos capaz de ser reconocido mundialmente sin ser deportista, va y no solo comete “errores” en sus montajes fiscales sino que, además, se expresa de forma patética en las ruedas de prensa. De momento Pedro Sánchez no le ha permitido dimitir, solo le ha autorizado a destituir a su asesor fiscal como cabeza de turco.

Pero lo que es de una gravedad suprema es el escándalo de la relación entre la Ministra de Justicia y las cloacas del Estado.

    • –  ¿Puedo contarlo?, pregunta la hoy Ministra de Justicia a Baltasar Garzón en el audio ahora conocido.
    • –  Sí, replica Garzón
    • –  Es “maricón”
    • –  ¿Quién?, pregunta la “cloaca de Estado” Villarejo.
    • –  “Marlaska”, replica la hoy Ministra.

En aquel momento el hoy Ministro de Interior no había salido del armario y era un Juez de la Audiencia Nacional no controlado por el poder político. Lo más grave es que la hoy Ministra de Justicia, entonces fiscal de la AN, dio a una cloaca especializada en extorsiones, hoy en prisión por ello, información personal susceptible de chantajear a Grande-Marlaska si cualquier protegido de Villarejo caía en su Juzgado. Lo mismo cabe decir cuando la hoy Ministra de Justicia informa a la cloaca de que hay Magistrados del Supremo que en un viaje a Colombia se liaron con menores. No lo denunció a Fiscalía. Lo filtró a las cloacas del Estado especializadas en chantajes y coacciones.

El gobierno socialista hace aguas por todas partes…Para empezar, con Nadia Calviño, a la que algún medio ya llama “Nada” Calviño, lo de Màxim Huerta fue un favor que el destino le hizo a Sánchez. La Caída de Carmen Montón, una ministra del montón, tubo la importancia de evidenciar la hipocresía y el doble discurso de nuestra izquierda gobernante. Lo de Pedro Duque me duele…ya no solo comete “errores” en sus montajes fiscales sino que, además, se expresa de forma patética en las ruedas de prensa. Lo que es de gravedad suprema es el escándalo de la relación entre la Ministra de Justicia y las cloacas del Estado

O cuando la cloaca y la Ministra hablan de una “agencia de información vaginal”. Villarejo confiesa que contrata prostitutas ucranianas para que se acuesten con quienes luego serán chantajeados. ¿Y qué responde la hoy Ministra de Justicia, entonces Fiscal de la Audiencia Nacional?: “Éxito garantizado”

La dimisión de Dolores Delgado es la más justificada y la más necesaria de cuantas se hayan pedido en España desde que Adolfo Suárez nombró su primer Consejo de Ministros.

La marea ha llegado hasta aquí, pero sigue subiendo. El número dos del Ministerio de Defensa (CNI) pagó con dinero negro a Villarejo para espiar a José María Aznar. ¿Le destituirá la Ministra Margarita Robles o recibirá órdenes de mantenerle, como si de un contrato con Arabia Saudí se tratara?

Entretanto, los Ministros más reconocidos al ser nombrados navegan sin rumbo. Borrell presionando a Llanera en la BBC a favor de Junqueras y compañía y el propio Grande-Marlaska no atreviéndose a defender a los guardias civiles que son atacados con cal viva por ilegales en la frontera de Ceuta.

El gobierno hace aguas y se ahoga en su podredumbre.

Carlos M. Florit Canals
www.florit-abogados.com

1 septiembre, 2018

Deja un comentario