Connect with us

OCIO Y CULTURA

Frank Peter Zimmermann, considerado uno de los mejores violinistas del mundo, acompañará a la Simfònica en el estreno de la temporada

Presentación del 30 aniversario de la Simfònica de Balears

La primera actuación del nuevo curso tendrá lugar este próximo jueves, en el Auditorium de Palma, con Beethoven y Prokófiev como grandes protagonistas

La Orquestra Simfònica de Balears ofrecerá el primer concierto de temporada en el Auditorium de Palma, el próximo jueves 10 de octubre, a las ocho de la tarde. Uno de los mejores violinistas del mundo, Frank Peter Zimmermann, será el primer solista de la temporada de la Simfònica interpretando el concierto para violín Op. 61 en re mayor de Beethoven. Además de esta obra del compositor alemán, el repertorio incluirá una de las obras más conocidas de Prokófiev, Romeo y Julieta ballet suite 1, 2 y 3.

El concierto para violín de Beethoven es una obra muy exigente para cualquier violinista. El autor escribió esta pieza para que fuera interpretada por su amigo Franz Clement. 

Frank Peter Zimmermann está considerado como uno de los principales violinistas de su generación. Elogiado por su musicalidad, su talento y su inteligencia, ha actuado con las principales orquestas del mundo durante más de tres décadas, y ha colaborado con los directores más reconocidos del momento.

En la presente temporada, Zimmermann ha demostrado su portentoso talento en conciertos con la Filarmónica de Berlín, la Sinfónica de Bamberger y la Orquesta Filarmónica Checa, todas dirigidas por Jakub Hrůša; la Filarmónica de Nueva York, bajo la batuta de Manfred Honeck; y la Orquesta Nacional Rusa, a las órdenes de Mikhail Pletnev. Al mismo tiempo, ha completado un período de residencia con la Staatskapelle Dresde, habiendo realizado conciertos en Dresde, Viena, Baden-Baden, Frankfurt, Hamburgo y Salzburgo. 

Montescos y Capuletos 

Tras la majestuosidad de Beethoven, la grandilocuencia y el carácter de la pieza de Prokófiev sobre las andanzas de los amantes de Verona pondrá punto y final al primer concierto de temporada de la Simfònica. Esta es una de las obras más apreciadas de todas las que forman parte del repertorio del compositor ruso, y se caracteriza por la dificultad de su interpretación, una gran variedad rítmica, y la fuerza y el vigor de algunos de los temas principales, como ‘Montescos y Capuletos’ y ‘Julieta’.

Haz clic para seguir leyendo
Publicidad
Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *