Connect with us

OPINIÓN

Europa salva su primer match ball en Holanda

Europa salva su primer match ball en Holanda

Ayer por la tarde, a veinticuatro horas de las elecciones en Holanda, en plena precampaña electoral en Francia, el panorama era color negro hormiga.

François Fillon era formalmente imputado, la fiscalía de París abría una investigación contra Macron por presunto tráfico de influencias y ya era preciso bajar hasta el candidato que va cuarto en los sondeos para encontrar un adversario de Marine Le Pen sin problemas judiciales.
Mientras tanto el Primer Ministro turco, Erdogan, cada día con menos disimulo, cada vez más peligroso, echaba gasolina en la campaña electoral holandesa para regocijo de Wilders.

Mientras escribo estas líneas Holanda está recontando los votos después de unas elecciones con record absoluto de participación, la más alta de los últimos treinta años, y los primeros datos relegan al extremista y antieuropeísta Geert Wilders a la tercera posición, con un 13% de los votos. Para que nos hagamos una idea, Wilders en Holanda ha sacado siete puntos menos que Pablo Iglesias en España.

Parece que Europa ha salvado el primer match ball aunque el problema es que podemos descarrilar en muchos sitios.

En Francia con Le Pen, en Alemania con Alternative für Deutchland, en las negociaciones del Brexit, en la deriva de los países de la Europa del Este, en Italia con Beppe Grillo y, sobre todo, en la falta de un futuro tranquilo que nos permita superar definitivamente populismos, extremismos, fascismos, neo comunismos y ultra nacionalismos.

Las elecciones holandesas dejan un panorama muy complicado. Parece que serán necesarios hasta cinco partidos para formar una mayoría estable

Las elecciones holandesas dejan un panorama muy complicado. Parece que serán necesarios hasta cinco partidos para formar una mayoría estable. En estos momentos los liberales del VVD y los democristianos de la CDA parecen los llamados a formar el núcleo duro del futuro Gobierno.Los liberales apuestan por los recortes y la austeridad. Más madera.

Los demócrata-cristianos ya no son lo que eran. En realidad la Democracia Cristiana se ha secularizado. Es más liberal en temas morales pero es menos solidaria en temas sociales. Los democristianos son, ahora, más sensibles a las presiones del Eurostock 50, del DAX, el FTSE 100 o el IBEX 35 que a la doctrina social del humanismo cristiano. Nada que ver con Adenauer, De Gasperi o Schuman que en consenso con los socialdemócratas sentaron las bases del Estado de Bienestar europeo tras la Segunda Guerra Mundial.

Es difícil pensar que dentro de cuatro años la mayoría de holandeses viva más holgadamente y con menos temores que hoy. No es fácil imaginar que durante la próxima legislatura crezcan las clases medias ni que disminuyan las desigualdades sociales. Así pues, el peligro de la huida hacia adelante seguirá latente.

El ganador en Holanda, Mark Rutte, dijo gráficamente que en Holanda se jugarían los cuartos de final, en Francia las semifinales y en Alemania la final. Me parece una metáfora atractiva aunque presagio que vamos a tener match-balls indefinidamente, hasta que un día llegue el descalabro del modelo europeo de derechos, libertades, civilización, bienestar y economía social de mercado

Y el problema es que el refranero suele tener razón: Tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe.

El ganador en Holanda, Mark Rutte, dijo gráficamente que en Holanda se jugarían los cuartos de final, en Francia las semifinales y en Alemania la final. Me parece una metáfora atractiva aunque presagio que vamos a tener match-balls indefinidamente, hasta que un día llegue el descalabro del modelo europeo de derechos, libertades, civilización, bienestar y economía social de mercado.
Lo de Francia pinta realmente mal. Fillon está tan quemado que no ganaría ni unas autonómicas en la Región de Murcia. La apertura de investigación penal a Macron me preocupa seriamente. Espero que acabe en nada porque de lo contrario Francia se quedará sola ante Marine.
Esta noche podemos tomarnos un respiro. Ik hou van jou, Nederland. Pero mañana mismo empieza la lucha por la supervivencia en semifinales. Mon Dieu, la France, la que nos espera ahí.

Carlos M. Florit Canals
www.florit-abogados.com

Haz clic para seguir leyendo
Publicidad
Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad