El enemigo en casa
OPINIÓN

El enemigo en casa

El presidente del PP de Balears muy molesto con Maria Salom por recurrir ante el Constitucional las ayudas a la rotulación en catalán siguiendo las directrices del sector anticatalanista del partido

Información Reservada @primiciaweb.esEra cuestión de meses que se produjera el primer desencuentro entre Biel Company, presidente del PP, y la delegada del Gobierno, María Salom. El motivo ha sido el recurso que ha interpuesto el Estado ante el Tribunal Constitucional, instado por la Delegación del Gobierno en Balears, contra la norma de otorgar ayudas a la rotulación en catalán por parte del ayuntamientos como son el caso de Pollença y Capdepera. Company había trazado una estrategia de no meterse en el jardín lingüístico, para evitar que le ocurra lo mismo que a José Ramón Bauzá con el TIL, pero Salom ha decidido bombardear dicha estrategia mediante recursos y dejar al PP regionalista en tierra de nadie. La sangrante perdida de votos de los populares en las Islas lleva tintes seriamente preocupantes. Pierde votos por la derecha en favor de Ciudadanos y por la parte moderada hacia El Pi de Font & Cia, ante la ofensiva de Salom contra los rótulos en catalán de Pollença y Capdepera.

El conflicto provocó que el presidente de los populares convocara este mismo miércoles una reunión de urgencia con su cúpula directiva, muy molesto con Salom por lo ocurrido. Es más, en el entorno de Company están convencidos de que la Delegada del Gobierno sigue directrices del sector más extremista y anticatalanista del PP, el mismo que apoya al senador y expresidente Bauzá. Decíamos que era cuestión de tiempo que se produjera el primer rifirrafe entre Company y Salom porque el de Sant Joan no las tiene todas consigo y es conocedor de los tentáculos de Salom en Madrid. Por todo ello, no se termina de fiar de que Salom esté jugando sus cartas para convertirse en la líder y candidata de los conservadores en las Islas. Fuentes de total solvencia aseguran que el entorno de Company ha recriminado con dureza a Salom que les abra una vía de agua interna y ante la opinión pública con un tema tan delicado como el de la lengua.

El tema lingüístico es sensible en el PP, ya que todo el mundo recuerda el coste electoral que supuso el empecinamiento de Bauzá con el TIL, que fue capaz de concentrar la mayor manifestación de la historia de Mallorca. Más de 100.000 personas se echaron literalmente a la calle para protestar.

El tema lingüístico es sensible en el PP, ya que todo el mundo recuerda el coste electoral que supuso el empecinamiento de Bauzá con el TIL, que fue capaz de concentrar la mayor manifestación de la historia de Mallorca. Más de 100.000 personas se echaron literalmente a la calle para protestar.

Company no gana para sustos y el presidente del PP ya no sabe que inventarse para parar la fuga de votos hacia otras opciones políticas. Empieza a tener mucho miedo a que en 2019 su resultado sea peor que el de Bauzá en 2015, lo que significaría una debacle en toda regla para su proyecto político y la imposibilidad de recuperar el poder institucional. El tema lingüístico es sensible en el PP, ya que todo el mundo recuerda el coste electoral que supuso el empecinamiento de Bauzá con el TIL, que fue capaz de concentrar la mayor manifestación de la historia de Mallorca. Más de 100.000 personas se echaron literalmente a la calle para protestar. No obstante, Company ha detectado que entre los suyos también existe división y posturas encontradas.

Company no gana para sustos y el presidente del PP ya no sabe que inventarse para parar la fuga de votos hacia otras opciones políticas. Empieza a tener mucho miedo a que en 2019 su resultado sea peor que el de Bauzá en 2015, lo que significaría una debacle en toda regla para su proyecto político y la imposibilidad de recuperar el poder institucional

Lo que no esperaba el presidente popular es que desde su propio partido encendieran la mecha, como considera que ha hecho Salom. Su postura defendiendo el catalán tampoco está gustando en Madrid y medios digitales madrileños ya aprovechan la ocasión para tildarle de catalanista. Company aprovecho la ocasión para dirigirle unos dardos a Salom, cuando se refirió a la polémica suscitada por los recursos de la Delegada del Gobierno en Balears contra las ayudas a las rotulaciones en catalán: “Hay gente interesada en crear confrontación con la lengua, nosotros no”. En el tono de Company se podía apreciar la indignación que le había creado el conflicto creado por Salom y le recriminaba, entre líneas, que le haya chafado su estrategia de pasar de perfil para evitar no activar las camisetas verdes a un año exacto de las elecciones.

Pero no es esta la primera jugarreta de María Salom a Company. También lo ha dejado a los pies de los caballos paralizando ante la Justicia el plus de la carrera profesional a los funcionarios, un colectivo, el de los empleados públicos, donde el PP ha contado históricamente con un gran número de votantes. Se apunta que los desencuentros entre Salom y Company no han hecho más que empezar. Mientras tanto, miles de funcionarios se manifestaban nuevamente este jueves por las calles de Palma exigiendo el reconocimiento de su carrera profesional al grito de “Salom dimisión”. Entre quienes coreaban el nombre de la Delegada del Gobierno no se encontraba Company. De momento.

10 mayo, 2018

Deja un comentario