Connect with us

Sin categorizar

Detenidas ocho personas en Manacor por una estafa de 25 millones de euros a un centenar de empresas de todo el mundo

Detenidas ocho personas en Manacor por una estafa de 25 millones de euros a un centenar de empresas de todo el mundo

Los delincuentes realizaban ataques informáticos a sociedades con una elevada facturación y desviaban dinero procedente de pagos a sus cuentas

La Policía Nacional ha detenido ocho personas en Manacor por una estafa de 25 millones de euros a un centenar de empresas a nivel mundial. Los delincuentes, a través de la técnica denominada ‘man inthe middle’, realizaban ataques informáticos a empresas con un elevado volumen de facturación, interferían los correos electrónicos con pagos y desviaban el dinero a sus cuentas corrientes. Dos personas más de esta banda han sido arrestadas en Toledo y Castellón.

Los delincuentes conformaban un grupo altamente especializado que utilizaba todo tipo de técnicas para realizar estafas: cartas nigerianas, cargos fraudulentos en cuentas bancarias de particulares o fraude del CEO. Como mínimo un centenar de empresas se considera que han sido víctimas de esta banda establecida en España, Francia, Alemania, Italia, México y China. Mediante el ‘fraude del CEO’ la organización se ponía en contacto con un empleado que tuviera capacidad para acceder a las cuentas de la empresa escogida como víctima. Se hacían pasar por su superior o su jefe para solicitar una operación financiera supuestamente confidencial y urgente. La investigación policial se inició cuando agentes de la Sección de Fraudes Financieros de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) Central de la Policía Nacional, en colaboración con la Comisaría de Manacor, detectaron varias víctimas de estas estafas en Jerez de la Frontera.

A raíz de las indagaciones, detectaron que había afectados de dicha organización por todo el territorio español. Su actividad delictiva se había prolongado durante más de tres años. Para cometer las estafas, los delincuentes se hacían previamente con documentación falsa con la cual abrían cuentas en diferentes entidades bancarias. Por medio de sofisticados ataques informáticos, conseguían interceptar correos electrónicos de estas empresas. Atacaban el correo electrónico del cliente, se apoderaban del correo del proveedor y le indicaban donde tenía que hacer el pago. Finalmente, interceptaban las comunicaciones entre proveedor y cliente. Al enviar los datos de la cuenta, estos los hacían llegar a la organización.

Haz clic para seguir leyendo
Publicidad
Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *