Connect with us

ACTUALIDAD

De los Cobos: “El uso de la fuerza el 1-O fue exquisito”

De los Cobos: "El uso de la fuerza el 1-O fue exquisito"

El responsable de la coordinación policial para frenar el 1-O ha explicado que “no hubo ninguna intervención contra votantes”

El responsable de la coordinación policial para frenar el 1-O, el teniente coronel Diego Pérez de los Cobos, ha querido dejar claro que “no hubo ninguna intervención contra votantes”aquella jornada, solo contra aquellos que impedían el acceso a los colegios, pero con “un uso exquisito” de la fuerza.

De los Cobos ha comparecido este martes como testigo en el juicio del procés a petición de la Fiscalía, que considera su testimonio fundamental para apoyar el relato de violencia que exige el delito de rebelión, por su rol como coordinador sobre el terreno de Mossos d’Esquadra, Policía Nacional y Guardia Civil ante el 1-O.

Ha explicado que “no hubo ninguna intervención contra votantes” sino que solo se actuó contra aquellas personas que trataban de impedir el acceso a los locales para impedir el mandato judicial, pero siempre con un “uso exquisito de la proporcionalidad”.

Y ello, ha dicho, pese a que “hubo casos en los que la situación de violencia fue muy grave”, como aquellas “imágenes de un guardia civil en el suelo recibiendo una patada en la cabeza”.

Además, el coronel de la Guardia Civil ha acusado a los Mossos d’Esquadra de aprovechar sus visitas a los colegios electorales los días previos a la convocatoria para informar de sus planes de actuación y dar a conocer a la población que si los centros estaban llenos o había presencia de menores y personas mayores no actuarían.

El coronel de la Benemérita ha relatado también la “difícil relación” que mantuvo siempre con el entonces jefe de los Mossos, el mayor Josep Luís Trapero y la desconfianza del Estado en que la policía autonómica fuese a cumplir con los mandatos judiciales para impedir el referéndum, algo que, según su versión, se concretó el 1-O.

Pérez de los Cobos ha dicho concretamente que conoció “con posterioridad” que las visitas que debían hacer los Mossos a los locales destinados para la votación los días previos al 1-O tuvieron “la finalidad contraria a lo que se pretendía”, ya que en lugar de avisar que debían clausurarse antes de las seis de la mañana del día 1, comunicaban a los allí presentes que si no estaban desalojados a esa hora la policía autonómica tendría que intervenir salvo que los agentes se encontraran “una masa de ciudadanos que lo dificultara” porque “en ningún caso harían uso de la fuerza”.

Continue Reading
Advertisement
Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *