Connect with us

MINUTO A MINUTO

El Consell de Mallorca obtiene el beneplácito de la Comisión de Medio Ambiente para seguir utilizando las escorias

plataforma anti autoestopistas

El organismo que preside Antoni Alorda se posiciona a favor del gobierno insular en su conflicto contra las organizaciones ecologistas que critican la toxicidad del material utilizado en la construcción de la autopista Llucmajor-Campos

Luz verde inicial de la Comisión de Medio Ambiente de Balears a la utilización de escorias en la construcción de la autopista Llucmajor-Campos, que ha sido motivo de reiteradas denuncias por parte de organizaciones ecologistas y vecinales agrupadas en torno a la Plataforma Anti-Autopistas. Sin embargo, según el presidente de la comisión, Antoni Alorda, las explicaciones que le ha traslado el conseller insular de Movilidad, Iván Sevillano, le parecen “razonables”, circunstancia por la cual está dispuesto a informar favorablemente la utilización de las escorias siempre que la documentación que ha solicitado a diversos departamentos del Consell de Mallorca avale la inocuidad de este material.

Como se recordará, y en esta misma línea, el gobierno insular salió al paso días atrás de las críticas de la plataforma contraria a las autopistas, asegurando que los datos técnicos de que dispone descartan cualquier riesgo tóxico emanado del manejo de estas escorias. En concreto, las analíticas de lixiviación, toxicidad y peligrosidad que ha divulgado el Consell demuestran, según la institución, que los ecoáridos son inofensivos tanto para las personas como para el medio ambiente.

De hecho, la institución afirma que la utilización de ecoáridos no supone una modificación sustancial del proyecto de construcción de la autopista que obtuvo en 2014 el beneplácito del Informe de Impacto Ambiental. Por el contrario, el Consell asegura que estos productos son equiparables a los de la escoria tratada, que son considerados en el Plan Director como materia prima.

Denuncia de la Plataforma Anti-Autopistas

La intervención de la Comisión de Medio Ambiente se produjo a raíz de una denuncia de la Plataforma Anti-Autopistas formulada el pasado mes de agosto. En la reclamación, se advertía que el uso de escorias en la construcción de la autopista Llucmajor-Campos incurría en diversas irregularidades.

El presidente de este organismo, Antoni Alorda, se comprometió a contrastar los datos que le había suministrado la plataforma, y solicitó al departamento de Movilidad del Consell de Mallorca que aportara las correspondientes justificaciones. Alorda realizó este mismo llamamiento a la empresa que suministra las escorias, Tirme, a la Dirección Insular de Residuos y a la Dirección General de Recursos Hídricos del Govern.

Así las cosas, el Consell de Mallorca sigue dispuesto a utilizar las controvertidas escorias cuando sea necesario. Actualmente, según el conseller de Movilidad, este material no se está usando en la construcción de la autopista, pero su departamento no descarta que vuelva a hacerlo en el futuro.

 

Haz clic para seguir leyendo
Publicidad
Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad