Arranca el año político
OPINIÓN

Arranca el año político

Fumata blanca, con chimenea doble, en Andalucía. Ha sido un ritual de apareamiento mucho más breve de lo habitual en España y eso que dos de los tres partidos que han pactado no se hablan entre sí porque Ciudadanos, que acepta entrar en el gobierno con los votos de Vox, pone como condición no dirigirles la palabra.

Mientras discuten quién ocupará la nueva Consejería de Familia (el PSOE andaluz la hubiera creado de Famiglia), sugiero que nombren un imprescindible Consejero de corre-ve-y-dile, cargo que deberá recaer necesariamente en alguien del PP, único de los tres que habla a su derecha y a su izquierda.

El mapa político español se complica cada vez más, ahora ya con cinco partidos nacionales. En tiempos del bipartidismo, PP y PSOE debían esforzarse por llegar a una mayoría de ciudadanos, a los míticos diez millones de votos que logró Felipe en 1982 o a los once que llegaron a alcanzar Zapatero en 2008 y Rajoy en 2011.

Ahora eso es imposible y los partidos van acomodándose a la nueva situación en la que quien tiene un espacio, tiene un tesoro.

El mapa político español se complica cada vez más, ahora ya con cinco partidos nacionales. En tiempos del bipartidismo, PP y PSOE debían esforzarse por llegar a una mayoría de ciudadanos, a los míticos diez millones de votos que logró Felipe en 1982 o a los once que llegaron a alcanzar Zapatero en 2008 y Rajoy en 2011

Vox cede en sus exigencias y el popular Juanma Moreno presidirá la Junta de AndalucíaVox tiene claro cuál es su electorado y qué mensajes debe enviarles, aunque en el primer apareamiento de su vida política han pasado del programa de máximos al de tópicos sin contenido en exactamente veinticuatro horas.

El PP ha demostrado oficio logrando dos pactos por separado con dos partidos que no se hablan. Y en tiempo récord.

Ciudadanos, por último, podría estar iniciando (otro) giro en su estrategia política. Durante el mandato de Mariano Rajoy identificaron como caladero de votos a la gente de derecha descontenta con el PP, por la corrupción o por contemporizar en exceso en el tema catalán, así que fueron escorándose hacia la derecha.

Hoy, sin embargo, con la llegada de Pablo Casado y la irrupción de Vox, competir por el voto de derechas es mucho más complicado. Si a eso le añadimos la erosión que sufre el PSOE por la política de alianzas de Pedro Sánchez, parece claro que los de Albert Rivera han detectado que les puede ser más fácil pescar en el caladero de centro-izquierda.

Este fin de semana se han conocido los candidatos del PP por Madrid. Me quedo con el comentario de Pedro J. Ramírez: “Muchos Pavones y ningún Zidane”

Por eso, probablemente, no quieren hablar con Vox, porque girar a la izquierda y pactar con Santiago Abascal es la cuadratura del círculo a pocos meses de unas importantísimas municipales y autonómicas.

Albert Rivera ha pasado de soñar con el sorpasso al PP, convirtiéndose en la alternativa moderna al PSOE, a imaginarse superando al PSOE como alternativa progresista a PP y Vox. La cuestión es que quiere superar a alguien, porque Borgen es cosa de daneses.

Cerrado el gobierno andaluz, empieza la batalla por las municipales, autonómicas y europeas del próximo mes de mayo.

Este fin de semana se han conocido los candidatos del PP por Madrid. Me quedo con el comentario de Pedro J. Ramírez: “Muchos Pavones y ningún Zidane”. Pablo Casado gira a la derecha en Madrid, lo que demuestra que teme, sobre todo, el resultado que pueda alcanzar Vox en la capital, pero lo hace sin ningún peso pesado. Ya no quedan en el PP.

Company se plantea recuperar a Mateu Isern

Mateu Isern es un buen candidato para Ciutat siempre que nadie le pregunte cómo gestionó la Policía Local en tiempos de Cursach.

Los tiempos en que el President Cañellas arrasaba, a la vez, en Jaime III y en Algaida son historia. El PP parece más preparado para competir con Jaume Font en la Part Forana que para hacerlo con Jorge Campos en Palma y alrededores, aunque Mateu Isern es un buen candidato para Ciutat siempre que nadie le pregunte cómo gestionó la Policía Local en tiempos de Cursach

En cambio, en Baleares, retirado Carlos Delgado y liquidado José Ramón Bauzá, el PP presenta candidatos encuadrados en el llamado “sector regionalista”, lo que puede dar más juego a Vox, con el General de candidato a la alcaldía y el cañero Jorge Campos a la Comunidad.

Los tiempos en que el President Cañellas arrasaba, a la vez, en Jaime III y en Algaida son historia. El PP parece más preparado para competir con Jaume Font en la Part Forana que para hacerlo con Jorge Campos en Palma y alrededores, aunque Mateu Isern es un buen candidato para Ciutat siempre que nadie le pregunte cómo gestionó la Policía Local en tiempos de Cursach.

Aquí Ciudadanos sigue con un perfil bajo. Pericay no llama la atención como candidato del mismo modo que ha pasado bastante desapercibido como diputado autonómico y el partido todavía no ha designado candidato a Cort.

Por cierto, nadie habla de las candidaturas del PSOE y Podemos, ni en Baleares ni a nivel nacional. Parece como si en la izquierda estuvieran todas las raspas vendidas. Y digo raspas, porque después de Andalucía, pescado parece que poco.

Vienen meses políticamente intensos. La de postureo que nos espera mientras los partidos defienden los linderos de sus respectivas parcelas (o tratan de cambiarle los hitos al vecino).

Carlos M. Florit Canals
www.florit-abogados.com

21 enero, 2019

Deja un comentario