Connect with us

SOCIEDAD

El 80% de personas con dependencia son atendidos por cuidadores no profesionales

Una cuidadora atiende a un paciente con movilidad reducida

Una encuesta, que coincide con la celebración del Día Internacional del Cuidador, certifica que estos voluntarios invierten, por término medio, 27 horas semanales en atender a familiares con movilidad reducida

Mañana martes se celebra el Día Internacional del Cuidador con el objetivo de concienciar a la sociedad del papel tan importante que juegan quienes atienden de manera no profesional a una persona dependiente. Aprovechando esta conmemoración, la compañía tecnológica Merck ha dado a conocer los resultados de una encuesta sobre la situación de los cuidadores en España, realizada en el marco del programa internacional Embracing Carers, que se lleva a cabo desde 2017 en colaboración con las principales organizaciones de cuidadores de todo el mundo.

El cuidador no profesional es una figura de gran relevancia en un país como España, donde conviven 2,3 millones de personas dependientes. La gran mayoría de estos usuarios, un 80% concretamente, son atendidos, precisamente, por cuidadores no profesionales.

Tras solicitar la opinión de 506 personas que, de forma no retribuida, deben hacerse cargo de familiares o seres allegados con problemas de movilidad y autonomía, la encuesta de Merck ha concluido que estos esforzados voluntarios invierten, de media, 27 horas semanales en la atención de padres o suegros (54%), abuelos (19%), pareja (9%), hijos o hermanos (5%).

En la mayor parte de los casos, las disfunciones del paciente tienen que ver con problemas de movilidad asociados a la edad (46%), envejecimiento general (45%), discapacidad física (29%), patologías neurológicas como Parkinson, Alzheimer y esclerosis múltiple (24%), y enfermedades crónicas (20%).

Presión económica e impacto profesional

Esta responsabilidad provoca que, en algunos casos, las jornadas del cuidador se prolonguen hasta las 12 horas diarias. Además, en España, el cuidado de un familiar dependiente suele durar, por término medio, 7,5 años.

La aceptación del rol de cuidador no profesional de una persona en situación de dependencia ejerce un gran impacto en la vida de estas personas. Entre las consecuencias más negativas, cabe destacar la presión económica (40%), el impacto profesional (34%) y la reducción de las horas de trabajo con la consiguiente merma de ingresos y expectativas de desarrollo (32%).

Sin embargo, según revela la encuesta, el efecto más devastador para los cuidadores no profesionales es la repercusión en su salud y bienestar. La mayoría de ellos (57%) relega su salud a un segundo plano, y un 75% se ha visto perjudicado por no descansar correctamente, no hacer ejercicio físico y desatender sus propias citas médicas.

Además, un porcentaje elevado de cuidadores sufre trastornos psicológicos, como ansiedad (68%) y depresión (55%), debido a la carga de responsabilidad que acarrea su labor y a la falta de apoyo a la hora de llevar a cabo su función. De hecho, los cuidadores no profesionales no se sienten reconocidos (55%) ni apoyados (38%) por el sistema sanitario, y un 43% ni siquiera ha recibido ofertas de ayuda por parte de amigos o conocidos.

Haz clic para seguir leyendo
Publicidad
Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *