¿Destitución masiva de cargos en el Govern?
OPINIÓN

¿Destitución masiva de cargos en el Govern?

Josep Lluís Pons, director general de Innovación, Pere Muñoz, director gerente de la ATB, Félix Pablo Pindado, director general de Fondos Europeos y Miquel Gallardo que aspiraba a la Dirección General de Participación, tras su paso por Transparencia, los señalados

El escándalo de los contratos otorgados por las conselleries gestionadas por Més a su jefe de campaña electoral, Jaume Garau, está a punto de cobrarse entre tres y cuatro cabezas de cargos del partido nacionalista. Es la factura que hay que pagar para mantener en su puesto al vicepresidente y conseller de Turismo e Innovación, Biel Barceló. Ni el PSOE, ni mucho menos Podemos, consideran suficiente la destitución de la consellera de Transparencia y Cultura, Ruth Mateu, y algunos de sus directores generales. Por este motivo, a Més no le quedará más remedio que soltar lastre y ofrecer en bandeja la cabeza de algunos de los directores generales o responsables de empresas que tuvieron algo que ver con los contratos adjudicados de forma directa al considerado cerebro de la coalición nacionalista y ahora repudiado incluso por los suyos hasta el punto que lo expulsaron del partido. Un Jaume Garau que ha pasado del cielo al infierno en cuestión de dos semanas.

Información Reservada @primiciaweb.esBiel Barceló se curó en salud en algunas entrevistas en medios escritos. Aseguró que él había dado la orden clara a sus subordinados de que no debían firman nada a Garau y esta orden se incumplió. Esta misma argumentación fue utilizada por el vicepresidente del Ejecutivo autonómico en su comparecencia parlamentaria del miércoles Santo. Añadía que él desconocía por completo esta situación y mucho menos que se llegaran a dar hasta seis contratos, llamados a dedo, a su gurú electoral por parte de los cargos de segundo nivel de Més en el Govern y el Ajuntament de Palma.

Barceló tiene sobre la mesa un ultimátum de Podemos. La formación de los círculos morados le ha exigido su dimisión para evitar que su presencia pueda dañar y ensuciar la imagen de los partidos que forman los acuerdos por el cambio. En el PSOE no se atreven a seguir el camino que exige Podemos, pero en privado no esconden su malestar por la situación creada por Més y la debilidad en que está sumergido el líder nacionalista, que no es otro que el vicepresidente del Govern de Francina Armengol.

¿Destitución masiva de cargos en el Govern?Ante esta situación, Barceló medita que rueden cabezas. Los señalados son Josep Lluís Pons, director general de Innovación, que fue el impulsor de un contrato negociado sin publicidad con Garau. Además, otro de los que está en la cuerda floja es Pere Muñoz, director gerente de la ATB (Agencia de Turismo de Balears). Este último también adjudicó un contrato con una de las empresas de Garau para elaborar un barómetro turístico. Una contrata que también se realizó de forma directa y sin publicidad. A estos dos hay que añadir otro director general de Biel Barceló que está en el punto de mira. Se trata de Félix Pablo Pindado, director general de Fondos Europeos. Pindado no adjudicó ningún contrato con Garau, pero fue socio del gurú electoral de Més en las mercantiles que fueron regadas de adjudicaciones a dedo. Además, Garau, en su etapa de director general en el Pacto de Progreso (2007-2011) también le adjudicó algún que otro contrato a la empresa de Pindando y después terminaron siendo socios. Un entramado difícil de explicar en un partido de la izquierda y que es considerado como un claro ejemplo de las denostadas puertas giratorias.

Pese a la fuerte oposición interna, Barceló también deberá servir en bandeja la cabeza de otro director general. En este caso el que hasta hace poco era de Transparencia y ahora aspira a ser de Participación, Miquel Gallardo, edil de Més en Mancor de la Vall. Gallardo estaba al frente de la Transparencia cuando sucedió todo y no supo detectarlo a tiempo. Además, en el portal de Transparencia del Govern, casualmente, no se publicaron algunos de los contratos con Garau que realizó la conselleria de Cultura. Decimos que Barceló y los impulsores de la destitución masiva de cargos tendrán fuerte oposición interna porque Gallardo es miembro de la ejecutiva de Més y, por consiguiente se trata de un hombre de peso en el partido. Este miércoles se confirmaba la noticia de que Miquel Gallardo, no continuará en el Ejecutivo después de que la nueva consellera de Cultura, Fanny Tur, haya decidido no contar con él en su nuevo equipo.

19 abril, 2017

Deja un comentario